UNIVERSIDAD >

La ULL implantará la matrícula a tiempo parcial en 2013

J. L. C. | S/C de Tenerife

El Consejo de Universidades del Estado aprobó el pasado jueves las normas de permanencia en las universidades canarias, en las que a partir del próximo curso existirá la posibilidad de matricularse a tiempo parcial. Se trata de petición que venía de atrás, ya que tanto la Universidad de La Laguna (ULL) como la de Las Palmas de Gran Canaria (Ulpgc) eran de las pocas en nuestro país que no ofrecían esta posibilidad a sus alumnos.

Ahora, serán los consejos sociales de ambas instituciones académicas las que regulen estas nuevas normas -deben revisar las apreciaciones realizadas por la Secretaría de Estado de Educación-, que además deben ser publicadas en el Boletín Oficial de Canarias (BOC). Hasta este curso, por tanto, se mantendrán las seis convocatorias y una séptima de ‘gracia’, mientras que con la nueva matrícula se podrá estar hasta tres años para superar cada curso. Según explicó al DIARIO el rector de la ULL, Eduardo Doménech, “se podrá estudiar la mitad de la carrera y se les dará el doble de tiempo a los alumnos para que se la saquen”. “Es algo en lo que veníamos trabajando, porque preveíamos una amplia demanda en este sentido”, agregó Doménech, que reconoció que “será una solución para todos aquellos alumnos que estudian y trabajan, o que se ven obligados a buscar un trabajo a tiempo parcial, para que puedan concluir sus estudios”. El objetivo, según el rector lagunero, es evitar el abandono de la titulación, algo que ha crecido el presente curso por el aumento de los precios académicos. “La mayoría de alumnos, sobre todo aquellos que son de clase media, tienen muchas más dificultades para estudiar ahora, sobre todo si hay miembros en paro en la familia. No sólo por el aumento de las tasas, también por la reducción de las becas y la imposición de nuevos criterios para acceder a las mismas. Esto ya ha provocado este curso una notable disminución del número de alumnos matriculados en materias de títulos no adaptados, segundas y terceras matrículas”, denotó Eduardo Doménech, que dijo que “se trata de gente que había vuelto a la universidad para terminar su carrera, pero ahora se ha encontrado con la dificultad del aumento de los precios, por lo que muchos lo han dejado otra vez”.