LA PALMA >

Uso generalizado de venenos que dañan la fauna

AVES ENVENENADAS LA PALMA - FURADAN
Son pocas las denuncias, pero numerosas las aves envenenadas./ AMAPAL

EUGENIA PAIZ | Santa Cruz de La Palma

El uso de cebos envenenados en el entorno rural de la isla de La Palma es una práctica generalizada, algo que preocupa especialmente a los expertos. Cristina González, delegada territorial de Canarias SEO/BirdL, de la Sociedad Española de Ornitorrología, reconoce que de todo el territorio canario, destaca especialmente el caso de La Palma, que “resulta singular porque es donde más uso de venenos se hace, algunos dentro de las propias campañas de desratización que llevan a cabo las administraciones y en las que hemos detectado que los venenos se usan sin el debido control llegando a afectar a la fauna en general y a especies protegidas”.

Delito medioambiental

El Juzgado de lo Penal número 7 de Santa Cruz de La Palma, acaba de condenar a un vecino de barrio de Botazo, en el municipio de Breña Alta, como “autor penalmente responsable de un delito contra la fauna” a ocho meses de multa, además de declarar su inhabilitación para el ejercicio de la caza y la pesca durante los próximos dos años. La condena ha llegado tras prosperar la denuncia de oficio del ministerio fiscal en La Palma, que ha probado que este vecino esparció, a escasos metros de una zona de especial protección para aves y dentro de su huerta, “cebos hechos con granos de millo impregnados en lejía y furadán”.

Se trata de un compuesto plaguicida de uso fitosanitario cuya sustancia activa está prohibida por ser altamente tóxica para las aves y fácilmente metabolizable.

Este es solo un ejemplo de la gravedad de estas prácticas, extendidas sobre todo, y según confirman desde la Sociedad Española de Ornitorrología, entre colectivos como los cazadores, los ganaderos y los agricultores.

Si bien no son muy numerosos los casos que llegan a los tribunales por estos hábitos, sobre los que se legisló a partir de la década de los 80, desde la Sociedad Española de Ornitorrología se llama la atención sobre los enormes daños que ocasionan estos delitos y las consecuencias nefastas sobre la fauna por los perjuicios medioambientales que provocan. Estas prácticas ilegales se llevan a cabo en La Palma también en el marco de las campañas de desratización, en la que muchos agricultores aprovechan para intentar eliminar aves y que afectan a otros animales domésticos así como a grajas y aguilillas, entre otras especies.

Método eficaz

Los cebos envenenados utilizados en La Palma no solo no son un método eficaz de defensa de los cultivos, sino que provocan la eliminación sobre la fauna en general, dado que no se trata de un método selectivo.
Cada vez son más numerosas las inspecciones de este tipo llevadas a cabo por los agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza, mientras de la Sociedad Española de Ornitorrología desarrolla el proyecto Life, que trata de evitar estos envenenamientos indiscriminados.