Güímar >

La Virgen de El Socorro regresó junto a San Pedro

DIARIO DE AVISOS | Güímar

SUBIDA VIRGEN DE EL SOCORRO 2012
La Virgen de El Socorro partió por la tarde hacia Güímar. / YAMEL LEÓN

Alrededor de unas treinta mil personas -la mitad aproximadamente de las que acudieron a la Bajada- participaron el sábado tarde en la tradicional Subida de la Virgen de El Socorro, que comenzó a las 9 de la mañana con una santa misa en El Caserío de El Socorro y la diana floreada que corrió a cargo de la Banda de Cornetas y tambores Cristo Atado a la Columna.

A esa misma hora partió, desde la plaza de San Pedro, la I Ofrenda Floral Atlética Virgen de El Socorro. A las 11 tuvo lugar la concelebración solemne predicada por el reverendo, Valentín González, y cantada por el Coro Miguel Castillo, Agrupación vocal Amigos del Arte y la Banda Municipal de Güímar. A continuación se celebró la procesión con la Imagen de la Virgen acompañada por los Guanches, la Danza de las Cintas, la Banda de música, el coro Miguel Castillo y autoridades. A su término se celebró la Entrada de la Virgen en la Ermita con los acordes del tajaraste de la Danza de las Cintas y el pasodoble Al Socorro, interpretado por la Banda Municipal de música.

Sobre las cinco de la tarde se ofició la santa misa de acción de gracias y el retorno de la Sagrada Imagen a la Iglesia de San Pedro. Ya sobre las siete y media se procedió al Descanso en la Tahona para limpiar el rostro de nuestra Señora y dio comienzo a continuación, la procesión solemne incorporándose de la Danza de las Cintas, Banda Municipal, clero y las autoridades municipales e invitados.

A las diez y media de la noche se efectuó el recibimiento de la imagen en la parroquia matriz y arciprestal de San Pedro Apóstol. Y a su término dio comienzo en la plaza de San Pedro la gran verbena amenizada por la Orquesta Mambo Latino. Desde el Ayuntamiento se ha querido destacar la gran participación que han tenido este año las fiestas de El Socorro y muy especialmente la romería del viernes, en que sesenta mil personas acompañaron a la Virgen a su visita anual a las playas de Chimisay donde apareció hace más de quinientos años.