en la carrera >

Calle Concha Mendoza – Por Domingo J. Jorge

Hoy pensaba dedicar esta columna a la Catedral y Las Chumberas. A la patada en la espinilla dada, otra vez, a los laguneros en esas latitudes, cada vez más lejanas, las de la capital del reino, los Madriles. Pero para qué amargarnos el domingo, ya bastantes almendras amargas nos estamos comiendo. Por ello decidí llevar al papel el nombre de una calle de Valle de Guerra, calle Concepción Mendoza, la que, para quienes conocemos muy de cerca a esta ejemplar vallera, será siempre calle Concha Mendoza.

Muchos se preguntarán por qué es ejemplar. Lo es para aquellos afortunados que hemos contado con la fortuna -perdonen el redundar- de estar cerca de ella. Y sí es ejemplar por ser un modelo, un ejemplo, de la mujer canaria de siempre. Esa mujer -esposa, compañera-, capaz de ser: madre, vecina, amiga, entregada, solidaria. Ésa es Concha Mendoza. Y aseguro que el nombre de esa calle representa y recuerda a miles de mujeres, laguneras, tinerfeñas y canarias, que son como ella. Por eso, el nombre de esa calle se puede decir que es ejemplificante. Un acierto de los vecinos y del Ayuntamiento, ese nombre.