ciencia>

Canarias, territorio de investigación

[apunte]Imágenes: JAVIER GANIVET[/apunte]

MARTA PLASENCIA | Santa Cruz de Tenerife

A partir de mañana, un nuevo buque científico surcará las aguas de Canarias. Se trata del Ángeles Alvariño, gemelo del Ramón Margalef, es de reciente botadura (todavía huele a nuevo) y perteneciente al Instituto Español de Oceanografía (IEO). Equipado con la última tecnología, tiene como misión durante lo que resta de año realizar tres proyectos centrados en aguas canarias.

Estas campañas científicas fueron presentadas en rueda de prensa por el subdirector general de Investigación del IEO, Demetrio de Armas; el subdelegado del Gobierno en Santa Cruz de Tenerife, Guillermo Díaz, y los investigadores Eugenio Fraile y Pablo Martín.

La primera campaña pertenece al proyecto Life-Indemares, dirigida por el científico Pablo Martín, que estudiará los bancos submarinos de la Concepción, al noroeste de Lanzarote, y de Amanay y el Banquete, al sur de Fuerteventura. Se enmarca dentro de la Red Natura 2000, para la protección de la biodiversidad en zonas especiales de toda la Unión Europea.

Según Pablo Martín, una de sus finalidades es sensibilizar a la población sobre la importancia de la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad, “pero no estoy a favor de que la protección de una zona signifique que no pueda ser compatible, por ejemplo, con la pesca artesana. Hay zonas que no es necesaria su protección completa”. Este estudio servirá, según Martín, para determinar qué grado de protección se aplicará en los bancos de la zona oriental canaria.

Durante esta campaña, dentro del proyecto Life+Indemares, se realizarán por primera vez muestreos visuales de esos fondos marinos con el robot submarino Liropus2000 y el vehículo submarino remolcado Aphia2012.

[apunte]Laboratorio flotante
El buque oceanográfico Ángeles Alvariño cuenta con 46 metros de eslora y en su construcción y equipamiento se han invertido aproximadamente 20 millones de euros, provenientes del IEO y de fondos FEDER. Para los proyectos canarios dispone de 15 personas de tripulación y 13 científicos. Este barco, construido por la empresa Astilleros Armón Vigo, aporta a la flota oceanográfica nacional y europea un laboratorio flotante dotado con las últimas tecnologías, y permitirá una notable mejora en la investigación en ciencias del mar.[/apunte]

EL CAMBIO CLIMÁTICO
La segunda campaña, RAPROCAN (Radial Profunda de Canarias) servirá, entre otras cosas, para comprender el mecanismo del cambio climático estudiando las corrientes marítimas que atraviesan las Islas a través de su temperatura, salinidad y velocidad.

Pare realizar este trabajo, el biólogo Eugenio Fraile explicó que se rastreará el fondo marino con un aparato conocido como ‘Roseta’, que es capaz de recoger 24 muestras por segundo, “con lo que al final del proyecto tendremos millones de datos”, afirmó Fraile.

El proyecto RAPROCAN también se valdrá del anclaje situado entre Lanzarote y África, una estación fija de gran interés científico internacional para estudios del cambio climático y también económicos relacionados con, por ejemplo, cables submarinos o reservas de petróleo.

Por último, el IEO regresará a El Hierro. Los científicos estudiarán las condiciones del agua en torno al volcán submarino, tal como hicieron durante el año pasado. Investigaciones, en las que también trabajó Eugenio Fraile y que fueron publicadas con gran éxito en la prestigiosa revista Nature.

Además, Demetrio de Armas informó que el Ministerio de Economía y Competitividad ha dado luz verde al proyecto ‘Vulcano’ para que el IOE pueda estudiar durante otros dos años la evolución del volcán, por medio del cual se estudiarán las variaciones de las propiedades físicas, químicas, biológicas y geológicas de la zona de erupción submarina.

[apunte]Una pionera
El nuevo buque se llama Ángeles Alvariño en honor a una océanografa gallega que trabajó para el IEO y se especializó en zooplancton. Desarrolló gran parte de su carrera investigadora en Estados Unidos y publicó un centenar de artículos en diferentes revistas científicas, además de describir 22 nuevas especies marinas. Nacida en Ferrol en 1916, tal fue la influencia que tuvo en su campo, que sus colegas la inmortalizaron al incluir su apellido en el nombre de dos especies planctónicas: el quetognato Aidanosagitta alvarinoae y la hidromedusa Lizzia alvarinoae. En 1993 se le concedió la Gran Medalla de Plata de Galicia como la científica gallega más importante de la historia y una de las más relevantes de España. Falleció el 29 de Mayo de 2005 en California[/apunte]