candelaria>

Cho Vito espera beneficiarse de la nueva Ley de Costas

El día del derribo de las viviendas del poblado, hace tres años. | DA

VICENTE PÉREZ | Candelaria

El pasado fin de semana se cumplieron cuatro años de los derribos de viviendas en Cho Vito invadían el dominio público marítimo terrestre, un hecho que tuvo amplia repercusión mediática por la oposición de los vecinos y el gran despliegue de fuerzas y cuerpos del estado. Nueve familias viven aún en este poblado de Candelaria, tras aplazarse de forma sucesiva la demolición de sus casas, su única vivienda, a la espera de que las Administraciones Públicas busquen una solución para garantizar su realojo.

Entretanto, este vecindario muestra su esperanza en que la nueva Ley de Costas aprobada por el Gobierno central les pueda beneficiar en algo, pues consideran que la filosofía de la norma, aún no en vigor, va en la línea de lo que ellos siempre han defendido: “Nos alegramos de este cambio legal, que esperamos nos dé alguna posibilidad de beneficiarnos de ella, porque mucha gente tiene una injusta espada de Damocles encima, ya que es una arbitrariedad tirar casas sin indemnización, por las que sus dueños han pagado impuestos y tienen cédulas de habitabilidad, como es nuestro caso”, manifestó ayer una afectada, Montserrat Mejías, quien en su día se puso en huelga de hambre para reclamar soluciones.

Las demoliciones en Cho Vito las ha llevado a cabo la Dirección General de Costas, con sentencia judicial firme, un caso que llegó incluso al Tribunal Supremo, que ratificó este año el deslinde fijado por el Ministerio de Medio Ambiente. En todo caso, Mejías apunta que “aunque la nueva Ley amparar ahora más derechos de los propietarios, ya que antes ni siquiera podías pintar la casa, la solución a lo que queda de Cho Vito es más política que jurídica”.

A su juicio, “el derribo de Cho Vito fue una venganza personal de algunos políticos poderosos que quisieron hacer con nosotros algo ejemplarizante porque denunciamos ciertas cosas: nos tiraron las casas porque quieren hacer una urbanización de 15 chalés con un paseo marítimo; el tiempo nos dará la razón”.

La portavoz vecinal indicó que aún no les han ofrecido una solución para su realojo, y que no tienen donde ir, aunque ayer les citaron en el Ayuntamiento por tercera vez para actualizar sus datos económicos y fiscales.

El gobierno local manifestó ayer que “para el Ayuntamiento, Cho Vito es un tema social y lo que preocupa es que hay familias que tienen allí su única vivienda; se está trabajando en este sentido, pues en los últimos tres meses se han mantenido dos reuniones en la Subdelegación del Gobierno, la última con presencia de representantes de Gobierno canario y Cabildo de Tenerife”.