La columna Churchill – Por Tinerfe Fumero

¡Chas viría! (1) Un sindicalismo de agua embotellada, oiga

Llega a esta columna el escrito enviado a la Inspección de Trabajo por un delegado sindical de la Consejería autonómica de Economía cuya razón de ser es que a la sede de la Dirección General de Tributos en Las Palmas de Gran Canaria, el Usos Múltiples I de allá, han dejado de llevar agua embotellada. En aras de su afán reivindicativo, el delegado sindical argumenta que se incumplen tres normas laborales: la que obliga al empresario a evitar que el lugar de trabajo no origine riesgos para la salud de los trabajadores y otras dos que, en realidad, son lo mismo, ya que una remite a la otra, que es la que obliga específicamente a facilitar el acceso al agua potable. Que cada uno opine lo que quiera, pero la carta es una muestra más del abismo que separa hoy día a los trabajadores públicos de los privados. Y de que esta crisis no solo es financiera y política, sino también sindical…

¡Chas viría! (2)

Un pecado de los periodistas es considerar su universo como el único o, al menos, como el más importante. Pero en ocasiones los medios acaban siendo noticia. Ayer mismo, el retorno de El espejo canario, ahora para Radio Faycán, retomó la guerra de las ondas con un acerado ataque de su director contra la SER y El Día, periódico al que, por cierto, Ángela Mena acaba de ganar otra batalla más en los juzgados. Más allá de otras consideraciones, resulta evidente que hay heridas que no se van a restañar así que llueva…

¡Menos mal! Bendita BinterCanarias, doctor

Ahora que todos hablan de Islas Airways, merece la pena acordarse que la otra aerolínea de capital mayoritariamente insular es hoy una empresa de éxito con magníficos parámetros en su atención al cliente. Más que nunca y por la cuenta que nos trae, que sigan igual o mejor. Ejemplo a seguir.