esto no se cobra > Cristina García Maffiote

Cosas que no entiendo – Cristina García Maffiote

No entiendo porqué tanto rollo con los planes educativos, la eliminación de contenidos regionales y la españolización de Wert cuando yo pensaba que lo que mis hijos estudiaban en la escuela eran principios y verdades universales; como las leyes físicas, las tablas de multiplicar o la belleza del románico tardío. Que ya, si eso, el gofio se lo pongo yo en la merienda.

No entiendo porqué dicen que todo lo que sube baja y que a todo cerdo le llega su San Martín cuando en Canarias eso casi nunca se cumple. El que sube, normalmente consigue agarrarse para no caer y hay cerdos con corbata que han sobrevivido a tantos sanmartines que llevan la cuenta en trienios. No entiendo cómo es posible que el ser humano (americano del norte, sí, pero de nuestra misma especie al fin y al cabo) haya sido capaz de poner una sonda en Marte y, sin embargo, en el Inem no sean capaces de unificar su programa informático y haya que hacer dos colas distintas ante dos funcionarios diferentes porque hay competencias que dependen de una administración y otras de otra.

No entiendo porqué cuando el malo de las películas se empeña en querer dominar el mundo y no explica para qué siempre me acuerdo de algunos políticos canarios cuyo único objetivo vital pareciera (pero ojo, que igual son cosas mías) que lo único que quieren es el poder por el poder y no el deseo de cambiar las cosas y hacer realidad sus proyectos, ideas e iniciativas para hacer de su entorno un lugar más próspero.

No entiendo porqué en la universidad solo te daban cinco oportunidades para aprobar una asignatura y en la vida real haya políticos que se han presentado, sin éxito, a más de doce citas electorales sin que nadie, ni un familiar, ni un amigo, les diga que a lo mejor, eso no es lo suyo. No entiendo porqué Canarias pide 756,8 millones de euros al Fondo de Liquidez Autonómica y no redondea en 760 y aprovechamos para pintar y poner parqué. No entiendo porqué la universidad de la vida sirve como aval para ocupar un alto puesto directivo y, sin embargo, no se admita para presentarse a unas oposiciones a auxiliar administrativo.

No entiendo porqué cuando criticamos a los funcionarios siempre pensamos en el borde y antipático que nos atendió mal y nunca en el que nos dio clases, nos sacó de un ascensor averiado o evitó que un catarro se convirtiera en neumonía.

No entiendo porqué no acabamos con esta eterna sequía convocando cada 15 días un Lunes de Carnaval y una Cabalgata.

Pero sobre todo, lo que no entiendo y no entenderé nunca es porqué los laguneros bajan a Santa Cruz con rebequita.