santa cruz >

Detenido por quemar contenedores, agredir y huir de la Policía local al tratar de ser identificado

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife ha detenido esta madrugada a un hombre de 31 años de edad por agredir y huir de los agentes al tratar de ser identificado, pues existían sospechas de que estaba implicado en la quema de cuatro contenedores de basura que supuso la intervención del Consorcio de Bomberos y de una grúa municipal para retirar los vehículos que estaban próximos.

El servicio se inició cuando la Policía registró una alerta en la que se comunicaba que un contenedor de basura estaba ardiendo en la intersección de la calle Granadilla con Lorenzo Tolosa, donde ya habían acudido los bomberos. Una vez en el lugar, los agentes observaron a unos cien metros una columna de humo que provenía de otros tres contenedores que también estaban ardiendo.

Mientras la grúa trataba de retirar algunos vehículos que corrían riesgo de sufrir daños por el fuego, la Policía vio a un individuo con un mechero en la mano que se acercaba cada vez más al fuego con la mirada perdida.

Este sujeto se dirigió a los agentes diciéndoles que estuvieran “tranquilos” porque estaba “todo controlado”, al tiempo que les comunicó que sabía de quién era uno de los coches que estaban aparcados en el lugar. Los agentes le requirieron que avisase al propietario, pero el detenido insistió en que no hacía falta porque el coche no corría peligro, actitud que puso en alerta a la Policía y le hizo pensar en la posibilidad de que estuviese implicado en los hechos.

Al tratar de ser identificado, el hombre se negó y, de forma repentina, empujó a uno de los agentes y salió huyendo. Fue entonces cuando comenzó la persecución, pero viendo que era imposible darle alcance y dada la situación del fuego, los agentes desistieron.

Una vez sofocados los incendios, la Policía dio una batida por la zona y vio cómo el hombre estaba asomado a una ventana de la calle Lorenzo Tolosa, por lo que fue requerido a que bajase y se identificase, a lo que volvió a negarse. Minutos después, este sujeto salió del edificio y fue interceptado.

Al requerirle una vez más la documentación, volvió a negarse y mostró resistencia, por lo que los agentes se vieron obligados al uso de la fuerza y, sin causar daños, lograron detenerlo. Seguidamente, fue trasladado al Centro de Salud de Los Gladiolos donde, nuevamente, se negó a facilitar sus datos e identificarse, manifestando que tenía “derecho a guardar silencio”, al mismo tiempo que se negó a ser asistido y reconocido por el médico.