REDIXIT >

Espejito, espejito > Por Ylka Tapia

Un estudio de la Western Illinois University reveló la relación entre el llamado narcisismo agresivo y el número de amigos en Facebook. Como muestra fueron escogidos 294 usuarios de edades comprendidas entre los 18 y 65 años, dando como resultado que, en el test de personalidad, aquellos que obtuvieron la puntuación más alta fueron los que más amigos tenían en esta red social. Además, eran los más exhibicionistas -exhibicionismo de grandeza (EG), cambian a menudo la foto de perfil-, vanidosos y con complejo de superioridad -explotación (EE), manipuladores-. Auténticos animales sociales.

Reflexionemos sobre el comportamiento que exhiben algunos individuos en Facebook: quiénes son los que más veces cambian sus estados, quiénes publican imágenes poco adecuadas, etcétera. Eso sí, sin precipitarse, puesto que no siempre existe una relación causa-efecto narcisista, aunque Facebook alimenta los desórdenes de personalidad. Volviendo al estudio, los que tenían más de 800 amigos reaccionaron de forma violenta a los comentarios negativos -necesitan como agua de mayo la aprobación social pero ellos no se prodigan en elogios-. Huelga decir que no todos los que tienen cientos de amigos o actualizan a menudo puntúan alto en las variables de dicho estudio. Sin embargo, algunos medios dieron por sentado que los que actúan de esa manera en particular son problemáticos. Nada más lejos de la realidad.

Lo que sí es preocupante, y cito textualmente a una de las investigadoras, Carol Craig, es que “la forma en la que los niños están siendo educados se enfoca, cada vez más, en promover la autoestima entendida en cómo eres visto por los demás. Facebook proporciona una plataforma para que la gente se autopromueva, cambiando sus fotos de perfil y mostrando los cientos de amigos que tienen. Conozco a algunos que tienen más de mil”. Yo también conozco a unos cuantos, pero parece que Internet es la dimensión convertida en el espejo magnificado de los peores defectos del ser humano. Y todos nos reflejamos en él.

@malalua