la laguna>

Los estudiantes se suman a la protesta de los empleados públicos

protestas del viernes negro lagunero
Los trabajadores del Servicio Canario de Salud se sumaron a las protestas del viernes negro lagunero. | S. M.

J. F. J. | La Laguna

Los empleados públicos de La Laguna celebraron ayer su habitual protesta de los viernes en contra de los recortes, acompañados esta vez de una amplia representación de estudiantes de la Universidad de La Laguna. Juntos recorrieron el trayecto entre la Casa de los Capitanes, en el centro histórico, y el campus de Guajara. La cita aglutinó a algo más de quinientas personas y transcurrió sin mayores incidentes. Eso sí, el tráfico de vehículos se vio afectado, ya que la marcha avanzó por las principales arterias de la ciudad -avenida de La Trinidad, rotonda de Padre Anchieta y avenida de Los Menceyes- y de forma especial, la circulación del tranvía, cuyo servicio fue interrumpido.

“Al igual que en días anteriores, alrededor de 4.000 usuarios del tranvía se vieron afectados por esta situación que duró más de una hora”, lamentó Metropolitano de Tenerife, a través de un comunicado de prensa. “Si bien la marcha de protesta comenzó avanzando en paralelo a la plataforma del tranvía en dirección a la calle Ángel Guimerá Jorge, fue en este punto cuando la manifestación se desvió del recorrido autorizado e invadió la plataforma del metro ligero, interrumpiendo el servicio del mismo en ambos sentidos”, añadió la nota pública.

Este fue el único contratiempo que ocasionó la protesta, a la que también se sumaron un pequeño grupo de transeúntes y que, por momentos, transcurrió bajo la lluvia. Tanto la Policía Local como los agentes del Cuerpo Nacional de Policía se limitaron a un papel testimonial. La marcha acabó con una sentada masiva en las puertas del campus de Guajara, y la intervención de distintos líderes sindicales y estudiantiles, con la ayuda de un megáfono.

Para los universitarios era el colofón a una semana de lucha, en la que se han manifestados hasta en cuatro ocasiones. Por su parte, los empleados públicos de La Laguna cumplieron con su tradición de los últimos tiempos en jornada de viernes, consistente en ir vestidos de negro y exteriorizar en la calle su malestar por los recortes de los que están siendo objeto, tanto ellos como trabajadores como el conjunto de la ciudadanía española, tanto en materia educativa como sanitaria. El próximo viernes volverán a expresarse de igual forma.