crítica - Joaquín Castroca

Exposición de Felipe Hodgson en TEA – Joaquín Castro

En el Espacio Puente de TEA Tenerife Espacio de las Artes se puede visitar hasta el día 18 de noviembre una exposición de óleos, dibujos y esculturas del pintor Felipe Hodgson Ravina, en esta ocasión, colaborando con la asociación Amate, de lucha contra el cáncer.

Felipe Hodgson es artista de matices, de gran volumen cromático, sobre todo en los cuadros que dedica a las flores, donde se siente muy especial con sus razonamientos cromáticos.

Aspectos fundamentales merecen ser destacados al contemplar y apreciar su obra, entre ellos, una buena colección de marinas, así como sus pequeños formatos, que dedica a paisajes donde todos los colores aparecen, sobre todo los amarillos y verdes, en su organizada noción de la composición, en sus impactantes y gruesas gamas cromáticas, sobriamente ilimitadas a secuencias genéricas y los contenidos temáticos que le animan y justifican para ser como es.

Hay en Felipe Hodgson una sólida inserción de las formas estructuradas en la dialéctica inherente a cada uno de sus cuadros. Hay una profunda generosidad en sus colores, que son sobrios, funcionales en tono y en una necesidad expresiva perfectamente concebida y entendida. Sabe plasmarla gracias a una técnica dominada y gracias también a una ambición creativa previamente formulada y que nos comunica constantemente en cada una de sus piezas, adquiriendo su capacidad técnica un efectivo valor artístico que sabe mostrar.

Paisajes múltiples, algunos bodegones, dibujos, marinas, recónditos caminos, esculturas, son los temas que Hodgson aborda y desarrolla en un tropismo interior bien logrado del mundo real. Confiere el artista al pigmento, que domina como en una densidad sugerida, una riqueza matérica que tiene su motivación esencial en la pincelación incidente, densa, fuerte, que caracteriza su paleta.
La presente muestra merece ser visitada por el clima de seriedad que anima la concepción y ejecución de cada una de las obras expuestas a través de su propia personalidad.

Felipe Hodgson es arquitecto desde 1975 por la Escuela Técnica Superior de Madrid. Fue profesor de Análisis de Formas Arquitectónicas en la misma institución hasta 1978.

Comienza su carrera artística en 1969, en una colectiva titulada Espacio y forma, en el Museo de Bellas Artes de Tenerife. Pero fue en 1971 cuando realiza su primera individual en el Ateneo de La Laguna. Entre 1972 y 1977 expone en Las Palmas, La Laguna, la sala Selquer de Madrid, hasta que interviene en una titulada Los tres Hodgson en el Círculo de Bellas Artes de Santa Cruz. Su padre, Jorge Hodgson, maestro de las marinas. Como marino había surcado los mares, que había conocido en todas partes del mundo. Su hermano Jorge Hodgson, médico, ocupa los ratos de ocio en una pintura muy sui géneris, rica de color, cuyos temas incluye desde el mundo de los microbios hasta el de la mente humana. Exposición difícil de olvidar.

Exposición de Felipe Hodgson en que su pintura está hecha desde el conocimiento con un dibujo descriptivo que recrea similitudes marcando las proporciones, consiguiendo la composición del encuadre y un cromatismo con toque diestro. La profundidad es su meta.