GABRIEL ESCARRER JAUME > VICEPRESIDENTE DE MELIÁ HOTELS INTERNATIONAL

La ‘fórmula Magaluf’ atraería turismo de más calidad

Gabriel Escarrer Jaume
Gabriel Escarrer Jaume. / DA

JOSÉ L. CONDE | Adeje

El vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels International, Gabriel Escarrer Jaume, ha concedido una entrevista a DIARIO DE AVISOS en la cual explica los paralelismos entre el proyecto de reconversión que desarrollan en Magaluf, un destino cansado y sobreexplotado de Mallorca, con el Sur de Tenerife.

– ¿Qué proyecto ha diseñado Meliá Hotels International para Magaluf (Palma de Mallorca), zona que se encuentra bastante degradada y precisa de una regeneración?

“Magaluf fue una de las zonas donde se inició el boom turístico, cuando, allá por los años 60 y 70, había que construir hoteles para alojar a una creciente demanda. Hoy Meliá cuenta con muchos hoteles en la zona, que vivieron largas décadas de esplendor. El cansancio, la sobre explotación de la zona, y la aparición de una competencia para el sol y playa, a la que una gran parte de la oferta no se supo adaptar, propiciaron que desde hace más de diez o quince años, Magaluf haya ido perdiendo calidad, competitividad,y que las temporadas se hayan ido acortando, resultando una pérdida social, económica y de imagen muy importante para la zona. Se trata de un enclave de naturaleza privilegiada, como tantas zonas de Tenerife y de Canarias en general, con una playa magnífica, que mantiene un enorme potencial para volver a acoger un turismo de calidad, y nuestra compañía ha optado por asociarse con otros propietarios a fin de ganar masa crítica y capacidad de impacto en la zona. Así, se ha diseñado un gran complejo que incluye hasta siete hoteles, entre la primera, segunda y tercera líneas de mar, que se reformarían y, en algún caso, cambiarían de uso, conectándose por la playa y mediante un boulevard peatonal, regenerando las zonas comerciales y la propia urbanización de la zona, elevando el nivel de turismo que se recibe y reconvirtiendo la oferta hacia una mayor calidad y segmentación, con productos para familias, adultos, deportistas, música y lifestyle, etcétera. Todo a partir de la iniciativa privada y el apoyo público, pues el Govern Balear declaró el proyecto de Interés Autonómico y el Ayuntamiento de Calviá y otras instituciones también se han volcado para que éste pudiera ser una realidad – al menos en su primera fase- ya este primer verano, en un ejemplo de colaboración público-privada que, creemos, no tiene precedentes en el sector turístico español. La idea es que, más allá de este complejo, el resto de empresarios de la zona de Magaluf se vayan sumando y mejorando también su oferta para adaptarse y beneficiarse del reposicionamiento de la zona, como ya ocurrió por ejemplo, hace unos años, en el caso de Miami Beach”.

– En estos momentos el Sur de Tenerife, donde su cadena cuenta con cuatro hoteles (Meliá Jardines del Teide, Sol Sun Beach, Sol Tenerife, Sol Princesa Dácil y Gran Meliá Palacio de Isora), trabaja con la idea de elaborar planes estratégicos para que las zonas turísticas no queden obsoletas ¿Cree que el proyecto que defienden para Magaluf podría ser extrapolado al Sur de Tenerife y qué fórmulas se aplicarían?

“Aunque hoy por hoy no existe un proyecto maduro y específico para la zona, puedo decirle que el proyecto de Magalluf podría ser perfectamente extrapolable a todas aquellas zonas radicadas en municipios turísticos como puedan ser Adeje, Arona o Guía de Isora, en Tenerife, pero muy especialmente en aquellos que como el caso de Arona (Sol Tenerife y Sol Princesa Dácil) que ya presentan un cierto estado de cansancio y madurez y precisan de una actualización de parte de la oferta alojativa y de ocio, que les permita mantener el grado de aceptación y satisfacción que históricamente han tenido. Con una actuación de este tipo se trataría de aportar nuevamente valor a la zona con una imagen fresca y un producto y concepto novedoso. La fórmula tendría que ser la misma aplicada en Magaluf (compromiso de administraciones públicas más empresarios de la zona, involucrando a la sociedad y a todos los grupos de interés de la zona, con un mismo talante de mejora y excelencia). Hay que destacar que existen algunas similitudes entre la zona de Tenerife Sur y la zona de Calviá denominada Magaluf, ya que ambas tienen un alto potencial turístico aunque disponen de una oferta en gran parte, en algunos núcleos, madura que debe renovarse para volver a ser atractiva y competitiva, pero también existen diferencias significativas que obligarían a plantear el proyecto desde unas bases diferentes, y le aseguro que este tipo de proyectos son muy complejos y deben analizarse bien e involucrar al conjunto de actores sociales si quieren tener posibilidades de éxito. Pese a todas estas dificultades, y pese a que la situación económica general sigue siendo complicada, es sin duda un camino que todos debemos recorrer en un futuro si queremos renovar y reposicionar la oferta hotelera y complementaria de la zona y recuperar competitividad y un turismo de mayor calidad”.

– ¿En los próximos años qué proyectos prevén realizar en la Isla de Tenerife y a cuándo ascienden las inversiones?

“Debo puntualizar que somos una compañía cotizada y todas las informaciones relevantes deben ser comunicadas en primera instancia al mercado, con total transparencia y rigor, y así, cada ejercicio se informa del límite de las inversiones que se prevé realizar. Por otra parte, este tipo de actuaciones no pueden hacerse a cargo de una sola empresa, sino sumando socios e inversores interesados en la zona, bien porque ya son propietarios y desean mejorar su rentabilidad y la sostenibilidad de sus negocios en el largo plazo, o porque les interesa establecerse en áreas con alto potencial, como es el sur de Tenerife desde luego. Así se ha hecho la primera fase – ya finalizada – del proyecto de Magaluf, donde previamente constituimos una joint venture con otros propietarios de la zona, para conseguir una actuación común, ganar masa crítica y capacidad de inversión, etc. y poco a poco se fueron incorporando otros partners, porque la virtud de proyectos como éste reside en su capacidad para garantizar el retorno de la inversión, la rentabilidad social y económica de los proyectos. Pero en cualquier caso, hoy por hoy no existe un proyecto maduro que podamos presentar y mucho menos, presupuestar, estos proyectos requieren de tiempo y de maduración, y en el momento en que lo haya, lo informaremos con total transparencia al mercado”.

– El todo incluido ha sido una fórmula que ha mantenido viva la llegada de turistas en el Archipiélago canario, pero hay voces que alertan sobre el poco rendimiento económico que deja en el destino ¿Considera que hemos llegado al tope o, por el contrario, es un sector que debe mantenerse aunque con cambios?

“Desde su inicio en las islas, la fórmula de todo incluido tuvo una curva marcadamente alcista en el número de establecimientos que ofrecían la modalidad. Con el paso del tiempo, esta tendencia de crecimiento se ha ido ralentizando e incluso ha ido decreciendo a medida que los resultados no han sido los esperados por muchos hoteleros. El todo incluido no es bueno ni malo, tan sólo una exigencia del mercado. Como toda exigencia debe ser respondida con un servicio cualitativo y personalizado en la que el binomio calidad-precio responda fielmente a las expectativas del cliente. En el caso de Meliá Hotels International hemos desarrollado productos de TI altamente exitosos y muy reconocidos en nuestro formato Paradisus. En Tenerife, Meliá Jardines del Teide ha funcionado muy bien con este formato de ventas, y se ha convertido en uno de los hoteles más apreciados y reconocidos de la compañía en Canarias. Allí donde sea posible y el mercado lo admita, sin embargo, esta fórmula puede ser reversible para incrementar la rentabilidad social y económica del destino: así, en el caso de Magaluf, el reposicionamiento implementado ha permitido que dos hoteles que hemos renovado, el Sol Wave House y el Beach House – que funcionaban hasta el pasado verano en régimen de todo incluido de categoría económica- hayan llegado a multiplicar por 10 su tarifa media, ofreciendo servicios de alojamiento y desayuno de alta calidad, permitiendo así el desarrollo de una oferta complementaria diferencial y de calidad”.

– La rebaja de las tasas aeroportuarias ha sido clave en la masiva llegada de turistas al Archipiélago ¿En estos momentos de crisis, y dado que la principal industria del Archipiélago es el turismo, no cree que el Gobierno central debería reconsiderar su postura?

“Es importante recalcar la relevancia del sector turístico y hotelero como la primera industria del país y su rol como principal impulsor de la recuperación económica. Medidas como el reciente incremento del IGIC o la desaparición de la bonificación de tasas aéreas penalizan la demanda y provocan la pérdida de competitividad frente a destinos competidores, con menor presión fiscal, impactando negativamente en las cuentas de resultados de las empresas del sector. Creo que la eliminación de estas bonificaciones ha sido un ahorro mal entendido, en el sentido de que, buscando una mayor recaudación, acaba produciendo un menor ingreso debido a la ralentización general que ocasiona sobre el sector”.

– ¿En caso de que no se implantaran de nuevo las tasas qué fórmulas cree que podrían adoptar los empresarios para evitar la caída del turismo?

“Pocas fórmulas podremos aportar si las medidas adoptadas por las Administraciones Públicas no van alineadas con la competitividad que las empresas del sector necesitan. Precisamos una red de aeropuertos que funcione de forma excelente y cuyas tarifas y servicios sean atractivas para que las compañías aéreas no sólo mantengan las frecuencias de vuelo, si no que apuesten por abrir nuevas rutas y diversificar destinos. Grecia, Turquía y Túnez están trabajando en esa línea y apuestan por eliminar aranceles. Nuestra obligación es demandar a la Administración que avance en esta línea”.

– ¿Canarias se ha beneficiado de la denominada Primavera Árabe pero el sector turístico será capaz de fidelizar estos viajeros?

“Ese efecto situó a Canarias en la cifra récord de 12 millones de turistas. Conviene recordar que los meses de mayor actividad fueron los de invierno, en los que otras zonas turísticas españolas aún permanecían cerradas por temporada, lo que benefició aún más el desvío hacia las islas. Los datos acumulados a mes de junio, para Tenerife hablan de una caída del 2,9% de turistas alojados. Si tenemos en cuenta el efecto estimado del desvío de turistas del Norte de África, la isla se situaría en un balance estable del +0,5%. Sin duda es un signo de que se ha sabido fidelizar a una parte de esos viajeros. Canarias tiene argumentos muy poderosos: su fantástica climatología, su diversidad paisajística, una excelente planta hotelera y la relativa corta distancia del continente europeo. Canarias debe apostar más que nunca por la calidad, pues asistimos a una política de precios muy agresiva de los destinos afectados por la Primavera Árabe”.

[apunte]

350 hoteles

La compañía Meliá Hotels International, cuyo presidente fundador es Gabriel Escarrer Juliá, cuenta con 350 hoteles en todo el mundo, con presencia geográfica en 35 países de cuatro continentes. Además es líder en España por número de habitaciones y la decimoquinta cadena hotelera en el mundo, lo que le lleva a tener una plantilla de 36.000 empleados. Esta compañía mallorquina, que salió a Bolsa en junio de 1996, señala en su balance de cuentas que tuvo unos ingresos de 1.335 millones de euros el año pasado. Las marcas que gestiona con Gran Meliá Hotels&Resorts, Meliá Hotels&Resorts, ME by Meliá, Innside by Meliá, TRYP by Wyndham, Sol Hotels, Paradisus Resorts y Club Meliá. Hay que señalar por último que gestiona 90.500 habitaciones en sus establecimientos.

[/apunte]