transporte marítimo>

Fred Olsen advierte de que podría cerrar rutas si el Gobierno canario no paga

MARÍA FRESNO / EFE | Santa Cruz de Tenerife

Canarias está hoy más aislada que nunca. A los problemas del transporte aéreo con el cierre de Spanair, primero, y la firma Islas Airways, la pasada semana, se une ahora la protesta de las compañías marítimas, a las que el Gobierno de Canarias les debe, aproximadamente, unos 32 millones de euros en concepto de bonificación a viajes de residentes y por las rutas que están en régimen de obligación de servicio público.

La primera en poner sobre la mesa la situación en la que se encuentran las navieras ha sido Fred. Olsen. La compañía advirtió que si el Gobierno de Canarias no le paga lo que debe, unos 18 millones de euros, se verá obligada a despedir personal y a eliminar algunas rutas.

En concreto, el director general de Fred. Olsen, Sebastián Cerezo, habló de aquellas que son “menos rentables” para la compañía, entre las que citó la de Tenerife con El Hierro, con el consiguiente “riesgo de autoabastecimiento de esta Isla”.

Sebastián Cerezo manifestó a Efe que la situación es “insostenible” por el retraso “sistemático” por parte del Gobierno de Canarias, que, añadió, se retrasa en el pago desde mediados del pasado año y adeuda a Fred Olsen 18 millones de euros.

La deuda podría llegar a finales de este año a 21 millones de euros, indicó el director general de Fred Olsen, quien también dijo que las compañías navieras compiten en desigualdad con las aéreas porque las segundas cobran las bonificaciones cada mes y del Ministerio de Fomento.

Sin embargo las compañías navieras reciben la mitad de la bonificación del Ministerio de Fomento, que lo abona cada tres meses, y la otra parte del Gobierno canario no, explicó Sebastián Cerezo, quien agregó que así las empresas aéreas cobran “en tiempo y forma y nosotros no”.

Cerezo criticó también que, además de tener que hacer frente al mayor coste del combustible y al mantenimiento de los buques, la compañía se ha visto obligada a bajar los precios por una cuestión de competencia, y destacó que se encuentra en “desigualdad” con las aéreas, que cobran mensualmente las bonificaciones de Fomento.

El director general de Fomento explicó que han intentado reunirse con el presidente del Gobierno pero que siempre les ha dado largas. La excusa es que no hay presupuesto. “Desde el mes de enero le dijimos al Ejecutivo que la situación era insostenible y le pedimos un plan de pago, pero no hemos tenido respuesta”, matizó.

Fuentes de Naviera Armas, la otra compañía marítima que opera en las Islas, cifraron su deuda en 14 millones, aunque aseguraron que la compañía “aún goza de buena salud”.

Entre las navieras Fred Olsen y Armas mueven al año más de cuatro millones de pasajeros entre las islas, y las compañías aéreas trasladan en torno a 3,3 millones, comentó.

El retraso del Gobierno canario en el pago de las bonificaciones ha llevado a Fred Olsen a acometer recortes de personal y a buscar financiación con entidades bancarias, algo esto segundo que cada vez es más difícil, señaló Sebastián Cerezo.

Fred Olsen tiene 820 trabajadores en canarias y si el Gobierno canario no paga la compañía tendrá que tomar medidas más “radicales”, como pueden ser el cierre de rutas que no sean rentables o aquellas cuya pervivencia dependa del pago por parte del Gobierno regional, concluyó el director general de la compañía naviera.

[apunte]

Berriel no concreta fecha para abonar lo pendiente

Y. R. | Santa Cruz de Tenerife

El consejero de Obras Públicas, Transportes y Política Territorial del Gobierno de Canarias, Domingo Berriel, afirmó ayer que el Ejecutivo no tiene “ninguna fecha” concreta para abonar la deuda a la naviera. “Estamos trabajando para poder pagar las obligaciones de servicio público y las subvenciones al transporte en una coyuntura muy difícil. Tan pronto tengamos soluciones, haremos los pagos”, añadió.

Recordó que en este año ya se han pagado cantidades, “y se seguirán pagando. Esperamos poder afrontar más pagos relevantes en 2012, para que permitan a las empresas resolver lo que les es más urgente”, dijo el consejero.

El consejero recordó que hay que dedicar los “escasos recursos” a lo “imprescindible”, los servicios públicos.

[/apunte]