a toda máquina>

Juan, ¡qué bueno!> Por Román Delgado

El momento que ahora voy a recordar para todos ustedes creo que es el mejor homenaje que desde la distancia de esta oscura región ultraperiférica puedo hacer a Juan Cruz Ruiz, periodista, ensayista, narrador, editor y pensador tinerfeño, de Puerto de la Cruz, al que en el día de ayer se le concedió el Premio Nacional de Periodismo Cultural. ¡Qué bueno y qué merecido! Al fin un acierto envuelto en galardón incuestionable.

A Juan Cruz lo sigo desde que era pibe, desde mis primeros contactos con el papel prensa. Ha sido fácil tenerlo en nómina, que es un hombre que sabe dejar rastro de múltiples maneras, todas enriquecedoras: a modo de libro, de artículo periodístico, de comentario en televisión o en radio, de participación en actividad artístico-cultural… Juan Cruz es sabio y siempre está en todas partes, vivo, y además es de aquí y muy buena persona: entregado y comprometido, cercano y accesible a la gente y atento a lo que pasa en una de sus tantas tierras. ¿Qué más se puede pedir? Bueno, algo más sí, que junto a todas esas virtudes haya sido capaz de promover, entregar y difundir la cultura en este país y fuera de él, acción de la que nunca se ha cansado y que, al menos a mí, me ha resultado muy útil.

Gracias, Juan. Pero aparte de esta necesaria apología, ahora vuelvo atrás para decir que estoy con esta columna porque quería trasladar cómo me enganché a lo que Juan Cruz hace en el ámbito creativo, e incluyo el periodismo. Fue hace más de 20 años, y la culpa, aunque ya yo lo leía en El País, fue del excelente y aún vivo espacio radiofónico de RNE El ojo crítico, en el que Juan Cruz, ante Ángeles Caso, se sometió a una sugerente entrevista a cuenta de la obra liviana, dulce y hedonista entonces recién apartada del fuego y llamada Serena, el espacio narrativo que más me ha entusiasmado de Juan Cruz, con diferencia. La charla de Caso y Cruz me llevó al día siguiente a la librería, y desde entonces siempre la regalo, la releo, la idolatro… Juan, gracias por tu empeño y pesadez, y gracias por tantos regalos. ¡Qué merecido, Juan! Ya se lo he dicho a Serena. Hoy lo celebraré a su lado.

@gromandelgadog