entrevista>

“La sociedad espera oír que este es el momento del crecimiento”

Carmelo Jorge de la ejecutiva de CCOO en Canarias
Carmelo Jorge, de la ejecutiva de CC.OO. en Canarias. | JAVIER GANIVET

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Los presupuestos autonómicos están al caer. Y, por lo que se ha ido conociendo, lo hará en forma de hachazo. El dirigente de Comisiones Obreras Carmelo Jorge observa que la sociedad canaria ya sangra por la herida y anima al Gobierno regional a que se quite la venda de los ojos.

-Sobre los presupuestos de la Comunidad Autónoma, ¿qué desea Comisiones Obreras?
“Nosotros deseamos que el Gobierno de Canarias ponga fin a la política de austeridad, dentro de los límites de un marco que es estrecho. La sociedad espera oír que este es el momento del crecimiento y del empleo”.

-¿Eso es posible en un escenario europeo de restricciones?
“Hombre, no es muy fácil. Ahora bien, hay exenciones fiscales y subvenciones que deberían revisarse”.

-¿Por ejemplo?
“La subvención del gasóleo al transporte por carretera ha tejido una red de microempresas que lo que han hecho es tirar los precios y restar competitividad. Luego habría que darle una utilidad anticíclica al REF”.

-Poco antes de que el Gobierno canario comunicara su adhesión al Fondo de Liquidez Autonómico, Soria hablaba de suspensión de pagos. ¿Estaba exagerando?
“Una exageración, sí. Nos hubiéramos financiado a un precio superior al 5,3%, pero la deuda canaria sigue saliendo al mercado a unos niveles razonables”.

-¿Endeudarse para pagar la deuda?
“Ese es el disparate. Y, sin embargo, hay margen para financiar deuda pública a través de la RIC”.

-¿Cómo es eso?
“En 2011, el Gobierno de Canarias sacó deuda pública a cargo de la RIC”.
[El consejero Javier González Ortiz informó ayer de la emisión de deuda pública por valor de 200 millones de euros apta para la Reserva de Inversiones].

Está claro que las políticas de austeridad nos han llevado a un callejón sin salida”

-¿Se podría hacer efectiva la deducción?
“Esa parte de la deuda pública tiene que ser destinada a inversión, porque el mecanismo está diseñado para que se haga una exención fiscal a cambio de que se invierta en economía productiva y empleo”.

-No para meter el dinero debajo del colchón…
“Ni para pagar deuda. Si el Gobierno de Canarias no usa ese instrumento, llega al tope de su capacidad de endeudamiento. La deuda de la RIC la colocamos al 2%. En Europa, solo Alemania se financia al 2%”.

-¿Por qué no se utiliza ese instrumento más a menudo?
“Por el riesgo del déficit. Y resulta que, si no generas actividad económica ni ingresos, el déficit te sigue comiendo. No vamos a cumplir los criterios”.

-Eso se da por descontado, ¿no?
“Sí, eso lo da por descontado el FMI”.

-El Fondo Monetario Internacional también se equivoca…
“Sí, claro. Pero cuando dice que hay que recortar aplican la tijera enseguida. Lo que plantea ahora es que hay que dar más tiempo a países como España. Al final, el agujero de la banca española era como mucho de 80.000 millones de euros. Eso era el 8% de nuestro PIB en 2007 o 2008. Teníamos una deuda pública de aproximadamente el 30%, y la podíamos subir hasta el 38% o el 40%. El resto de las consecuencias es fruto de las decisiones políticas adoptadas”.

-¿Qué pasó entonces?
“Hicimos lo contrario. Iniciamos una política de recorte de gastos que lo que ha hecho es disminuir los ingresos. Ese discurso de que llevamos no sé cuantos años gastando más de la cuenta no se sostiene. Lo que estamos es ingresando menos. Y en cada ejercicio presupuestario se ingresa menos, porque hay menos actividad económica y menos gente a la que cobrar. Con 6 millones de parados de una población activa de 25 millones, no hay país en el mundo que cuadre sus números. Es imposible”.

-¿Las cuentas de Montoro son realistas?
“De ningún pozo se sale cavando. Y el loco de la pala anda suelto. La realidad es que no tocamos fondo”.