a babor>

Letra pequeña para todos> Por Francisco Pomares

El Ministerio de Fomento ha usado de la letra pequeña en la Ley de Presupuestos del Estado para cumplir su amenaza de revisar las subvenciones al transporte marítimo y aéreo para residentes en Canarias. La buena noticia es que los Presupuestos establecen que el descuento tendrá vigencia indefinida y que se mantiene en los mismos porcentajes del 50% del precio del pasaje, salvo para el transporte marítimo interinsular, donde la bonificación es del 25. Pero los presupuestos en su disposición adicional décima (en las páginas 312 a 314) abren la posibilidad de limitar la cuantía susceptible de descuento, mediante una futura orden ministerial.
En resumidas cuentas, lo que ha hecho Fomento es abrir la posibilidad de que no se subvencionen los billetes más caros, es decir los de primera o Business class o como se llame en cada compañía. Es sabido que en los vuelos interinsulares no hay distintas clases, pero sí en los viajes a la península.
Yo no viajo nunca en primera: quizá por eso, la medida me parece asumible, siempre y cuando todos los viajeros residentes tengan derecho a la deducción que corresponde a una tarifa de turista. Quien prefiera viajar en primera y se lo pueda permitir, que se pague él mismo la diferencia de tarifa.
Ya puestos, la Ley de Presupuestos también podría aplicar una fórmula parecida para todos los que viajan con billetes pagados enteramente -y no al cincuenta por ciento, como los residentes canarios- con cargo al Tesoro público. Me refiero, claro está, a los ministros y cargos ministeriales, los eurodiputados, los diputados, los senadores, los miembros de los Gobiernos regionales, los alcaldes, los concejales y toda la pesca que viaja -para ocupase de nuestros problemas, por supuesto- sin tener que pagar un duro y además casi siempre en primera clase. Yo creo que -como se trata de personas que viajan porque tienen que hacerlo- sería muy correcto que les siga resultando gratis viajar en turista, pero que abonen la diferencia -de su propio bolsillo- cuando viajen en primera. El pequeño sacrificio que se exige a los canarios mejor situados debería también pedirse al resto de los españoles en parecida situación. Digo yo. Sería una forma de dar ejemplo y de que los ciudadanos no tengamos la sensación de que aquí se ha perdido la vergüenza. A ver si el presidente del Gobierno de Canarias y los diputados canarios, tan vigilantes siempre de cualquier diferencia de trato, se acuerdan de pedir que se aplique esta medida. Espero sentado…