opinión - Perplejita Me Hallo

Mariló – Perplejita Me Hallo

Extractos de cartas enviadas al programa de Mariló Montero, en TVE. “Muchas gracias a Mariló por destapar una cuestión de la que nadie habla, no se merece el escarnio que está sufriendo. A mi hijo le trasplantaron el riñón de un fan de Camela.

Antes era un chico dializado normal, y ahora ha cambiado la diálisis por cantar a todas horas “sueño contiiiigo, qué me has dado, sin tu cariño no me habría enamoraoooo”. Esto es un infierno. No entiendo cómo la Organización Nacional de Trasplantes no es un poco más rigurosa”.

“Qué gran verdad ha dicho Mariló. A mi cuñado le cambiaron por completo. Le pusieron el hígado de vaya usted a saber quién, pero debió ser un finolis de cuidado, porque las lentejas que lleva haciéndole mi hermana toda la vida ya no las quiere. Ahora sólo quiere comidas extrañas, que si soja y que si tofu, y todo ecológico, que es carísimo. Nosotros queremos al Paco de siempre, el de los chuletones, no esta alma extraña”.

“Muy mal reírse de Mariló por preguntarse si el alma está en las vísceras. Es que tendríamos que ir más allá. ¿Está el alma de los animales en la casquería? ¿Es posible que con esa pechuga a la plancha me esté zampando el alma del pollo? Y si es así, ¿qué efectos tendrá sobre mi aura?”.

“Tristeza me da que todo un país haga rechifla de Mariló Montero por plantear un interrogante tan básico como si el alma está en los órganos. Yo creo firmemente que sí. A mi marido le trasplantaron el pene de un actor porno, que en paz descanse, y desde entonces yo siento su alma inflamada muy a menudo. Gracias, Mariló”.