la palma >

Pedro Pérez Díaz será nombrado Hijo Predilecto de la isla

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de La Palma

Pedro Pérez Díaz
Pedro Pérez Díaz nació en Villa de Mazo, en el año 1865. / DA

El Cabildo de la isla de La Palma aprobó, en el marco de una declaración institucional, el inicio del expediente para el nombramiento de Hijo Predilecto de La Palma, a título póstumo, de Pedro Pérez Díaz, principal figura para la consecución de la Ley de Cabildos, en 1912.

El acuerdo también hace referencia a la denominación de la sala de consejeros del Palacio insular que a partir de este momento pasará a denominarse Pedro Pérez Díaz. La iniciativa se enmarca en el programa de actos organizado por la institución insular con motivo del centenario de la constitución de los Cabildos insulares.

El palmero Pedro Pérez Díaz, nacido en Villa de Mazo en 1865, fue una figura primordial en la creación de los cabildos insulares hace cien años, tanto en su nacimiento como en su primitiva regulación recogida en la Ley de 11 de julio de 1912 y en el Reglamento provisional de 12 de octubre del mismo año.

Desde 1906, el letrado defendió con insistencia la existencia de un organismo administrativo insular que prestase carácter de unidad a las aspiraciones de cada isla, siendo pionero en el planteamiento de estos planteamientos que luego recogieron los impulsores del proceso. Este planteamiento de autonomía insular lo confirmaba Pérez Díaz en su trabajo La cuestión regional y la autonomía, impreso en Madrid en 1908. Participó de forma decisiva en la comisión permanente que los tinerfeños constituyeron en Madrid en 1908 para interceder en favor de la unidad de la provincia y de la autonomía insular.

La intervención de Pérez Díaz en el seno de esta comisión, en especial tras la publicación del decreto Moret en 1909, fue de gran importancia, puesto que fue el miembro de la ponencia que se encargó de redactar la propuesta de bases del cuestionario que se incluyó en la información pública que abriría luego el Gobierno Canalejas en 1910.

Fue el promotor de la asamblea que se celebró en La Palma en noviembre de 1910, en la que el compromiso con los cabildos resultó fundamentado y cuando publicó El problema canario, que se revela como un auténtico “anteproyecto” de la histórica Ley de 11 de julio de 1912.