Fútbol sala >

Pulir los pequeños errores

Uruguay Tenerife de fútbol sala
Uno de los grandes tesoros del Uruguay: que todos sus jugadores son canarios. / SERGIO MÉNDEZ

LUIS DE LA CRUZ | Santa Cruz de Tenerife

La campaña del Uruguay Tenerife, en la Liga de Segunda División de fútbol sala es convincente. Ha ganado dos de los seis partidos disputados, pero en dos salidas pudo lograr algo positivo, aunque le faltó fortuna. Algunos errores puntuales de concentración le han costado caro, pero todavía hay mucho tiempo para enmendar la plana y lograr la permanencia de manera holgada, e incluso pensar en algo más. Equipo tienen para conseguir cotas mayores.

Tanto en Jaén como en Melilla los resultados fueron engañosos. En tierras andaluzas el equipo entrenado por Francis Arocas estuvo por delante en el marcador durante la primera parte y Cancio, en la reanudación, tuvo en sus botas el 0-2. Arreones del Jaén y al final terminaron perdiendo, pero fue demasiado castigo para un equipo que se entrega y le pone ganas a los partidos. 15 días después ocurrió algo parecido en Melilla. Les tocó remontar y a falta de seis minutos, empataban a tres tantos. Varios mano a mano, pero la suerte fue esquiva para el club que preside Andrés Pedreira. Hay margen de mejora y este equipo no tiene techo. Es una escuadra de jugadores canarios y, lejos de confeccionar un equipo a golpe de talonario, los que juegan en el Uruguay lo hacen por convicción, porque es un plantel completamente amateur. La vida sigue y el rival del fin de semana es asequible. El Levante tiene un punto menos que el Uru. El principal activo de este conjunto es su afición, gente comprometida e ilusionada con un proyecto netamente canario.