Rajoy y Hollande unen sus fuerzas para conseguir la unión monetaria

DESPEDIDA DE FRANCOIS HOLLANDE A MARIANO RAJOY EN EL ELÍSEO
El presidente francés, François Hollande (d), se despide del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. | EFE

EFE | París

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el jefe del Estado francés, François Hollande, refrendaron ayer su posición común para que se cumplan los acuerdos adoptados por el Consejo Europeo de junio, convencidos de que esa es la forma de transmitir seriedad y confianza y calmar a los mercados.

Será la postura común que defenderán en la cumbre de la Unión Europea de la próxima semana en Bruselas, según acordaron ayer en el palacio del Elíseo, de París.

Una cumbre de estas características no se celebraba desde 2009, pero Rajoy y Hollande decidieron retomar el carácter anual para evidenciar el extraordinario momento que, aseguran, atraviesa la relación bilateral.

Para demostrarlo pusieron el ejemplo de la postura común ante los retos de la Unión Europea pese a pertenecer a familias ideológicas distintas.

El jefe del Ejecutivo español y el presidente francés defendieron que la cumbre europea de la próxima semana impulse la unión bancaria europea y, en concreto, la creación de un supervisor bancario único.

Ante las reticencias al respecto expuestas por Alemania, Rajoy explicó que no ve razón alguna para que ese supervisor único esté listo en 2013. “Es plenamente posible y absolutamente deseable que el Consejo Europeo dé una señal nítida y clara de que continúa con determinación el proceso de integración europeo”, aseveró Mariano Rajoy.

Hollande respaldó totalmente las palabras de Rajoy y consideró que lo que hay que hacer es ejecutar lo acordado. La sintonía entre el presidente francés y el mandatario español quedó patente también ante la posibilidad de una petición de ayuda a la UE.

Rajoy se remitió a declaraciones anteriores para insistir en que no ha adoptado una decisión al respecto, pero Hollande, de forma genérica, señaló que hay países que están sufriendo unos tipos de interés para financiarse demasiado elevados.
A su juicio, es hora de llevar a la práctica el mecanismo de ayuda sin necesidad de imponer nuevas condiciones a las ya fijadas, como el cumplimiento de los objetivos de déficit.

En clave económica, Rajoy aseguró que trabajará para que no se cumplan las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre España y dijo que le reafirman en seguir con sus reformas y en exigir a la UE que cumpla sus acuerdos.
El apoyo a Grecia fue igualmente explicitado por François Hollande y Mariano Rajoy.