R. MADRID C-CD TENERIFE > 1-2

El CD Tenerife se impone en Valdebebas y sigue líder

Real Madrid C - CD Tenerife
Cristo Martín pugna un balón con un jugador del Real Madrid C. | ACAN

DEPORPRESS | Madrid

El Tenerife liquidó su visita a Valdebebas con una victoria (1-2) que le sirve para mantenerse en lo más alto de la clasificación. Los goles de Luismi Loro y Chechu, uno en cada parte, sirvieron para refrendar la consecución de tres nuevos puntos, después de dos semanas donde solo pudo sumar de uno en uno. No fue fácil. El Real Madrid C le plantó cara a su adversario. Eso sí, las mejores ocasiones volvieron a tener acento canario. En esta ocasión, la pelotita sí quiso entrar.

En el comienzo, el equipo de Álvaro Cervera mostró su perfil más autoritario. No se había cumplido el tercer minuto de juego y los futbolistas visitantes ya eran una piña. Había algo importante que celebrar. Cristo Martín acarició el balón con la diestra y observó el desmarque de Luismi Loro. Centro medido a la cabeza del ex del Elche y el cero a uno era una realidad (min. 2). El mediapunta blanquiazul sigue agradeciendo con goles y buen juego la confianza de su técnico.

Los blanquiazules (ayer de nuevo con la tercera equipación) se llenaron de vitalidad con ese marcador a favor y poco después estuvieron cerca de ampliar la cuenta. Raúl Llorente apareció por sorpresa en el segundo palo y obligó a Pacheco a emplearse a fondo, para evitar un nuevo tanto en tan sofocante mañana (min. 8). Más madera. Jugada de pizarra, en un córner que Aridane remató a quemarropa y que Pacheco volvió a desbaratar con no pocos apuros (11’).

El partido tenía un dueño, y ése era el Tenerife. Fue así, de manera clara, hasta el minuto 14. Raúl Llorente no cerró su zona y permitió la galopada del incisivo Bruno. El extremo blanco centró al corazón del área y Ramírez hizo el empate. En su única llegada a los dominios de Aragoneses, los de Manolo Díaz hicieron diana. Minutos de desconcierto por delante para los visitantes. Burgui pudo hacer el segundo (min. 19). El conjunto insular ya no era el mismo.

Mediada la primera parte llegó una acción para la polémica. Amado buscó un balón en el área blanca y un futbolista local se fue al suelo. Ahí, a ras de hierba, tocó el esférico con la mano. Adrián Lixandru ordenó que el juego continuase. Cristo Martín recuperó la presencia ofensiva de los tinerfeñistas. El interior zurdo, sobresaliente ayer, se acercó al gol (min. 25). Sin embargo, los visitantes sufrían con la velocidad y verticalidad de los locales. Además, la presión no terminaba de funcionar como en el tramo inicial y cuando recuperaban el balón, su circulación no era la más adecuada. Faltaba claridad en ese primer pase.

Funcionaba, eso sí, y a las mil maravillas, Cristo Martín. Ahí, partiendo desde la izquierda de la ofensiva blanquiazul, los de Cervera creaban de nuevo peligro. Crecía el ex del Marino, pero se echaba de menos a Chechu. Lo intentó el jiennense con tanta voluntad como escaso acierto. Tranquilidad debía pensar el andaluz.

Su momento estaba por llegar. El Real Madrid C no se arrugaba y quería discutirle el control del partido al líder de la categoría. Y por minutos lo estaba consiguiendo. Al Tenerife le costaba salir. No pasaba grandes apuros, pero se había dejado ganar peligrosamente terreno. Unos metros más atrás, cualquier pérdida podría resultar mortal de necesidad. Estaba claro que los blancos no iban a levantar el pie.

La segunda mitad se inició con fallo garrafal de Derik. El central le regaló el balón a Aridane, quien buscó en la frontal del área a Luismi Loro. El de Fuenlabrada golpeo de zurdo, aunque su remate no encontró portería tras golpear en un rival (min. 47). Derik intentó resarcirse con un cabezazo que Aragoneses desbarató con su habitual acierto. Susto… y alegría. Íñigo Ros asistió en profundidad a Chechu, el 7 se acomodó el balón y soltó un derechazo ante el que nada pudo hacer Pacheco (min. 55). Nada que ver el Chechu de la primera parte con el de la segunda. Sí. Llegó su momento.

Álvaro Cervera refrescó el once. Minutos para Guillem Martí y Suso por los desgastados Aridane y Chechu, respectivamente. El Tenerife crecía con el transcurrir de los minutos. Líneas juntas y peligro arriba. Otra buena noticia parecía cercana. Casi a la vuelta de la esquina. Las carreras de Suso prometían emociones fuertes, pero se echaba en falta un mayor acierto de Guillem Martí. En el tramo final llegó un susto para Aragoneses cuando en el área pequeña trató de agarrar, bien fuerte, un balón aéreo. La disputa con Sobrino no fue castigada como falta del atacante, quien estuvo cerca de batir al molesto portero gallego (min. 90).

Con todo se llegó al final del encuentro sin más variaciones en el marcador. Así, el Tenerife refuerza su condición de líder, después de haber acumulado dos semanas sin ganar, y le confirma a los rivales que a esta temporada va muy, pero que muy en serio, en la pelea por el primer puesto del Grupo I.

[apunte]

Real Madrid C (1-2) CD Tenerife

Encuentro correspondiente a la séptima jornada en el Grupo I de la Segunda B

Real Madrid C: Pacheco; Llorente (Barril, min. 82); Molero, Derik, Javi Noblejas; Bruno, Kamal (Aguza, min. 71), Omar, Ángel; Ramírez y Burgui (Sobrino, min. 61).

CD Tenerife: Aragoneses; Moyano, Bruno, Amado, Llorente; Íñigo Ros, Medina; Chechu (Suso, min. 64), Luismi Loro (Nico, min. 71), Cristo Martín; y Aridane (Guillem Martí, min. 58).

Árbitro: Cristian Adrián Lixandru, del comité aragonés. Amonestó al loca Llorente (min. 77); y al visitante Amado (min. 41).

Goles: 0-1: min. 2, Luismi Loro. 1-1: min. 14: Ramírez. 1-2: min. 55, Chechu.

Incidencias: Duelo disputado en el campo 7 de la Ciudad Deportiva del Real Madrid (Valdebebas). Terreno de juego en buenas condiciones. Alrededor de 500 espectadores. El presidente del Tenerife, Miguel Concepción, estuvo en el palco. También siguió el encuentro en directo el exdirector deportivo blanquiazul, Pedro Cordero.

[/apunte]