sucesos >

La red desarticulada en Barcelona el pasado fin de semana dio documentación falsa a Al Qaeda

EUROPA PRESS | Barcelona

La red desmantelada el pasado fin de semana en Barcelona y Vilanova del Camí (Barcelona) había proporcionado documentaciones falsas a una célula de Al Qaeda asentada en Alemania, según ha informado la Guardia Civil.

En la operación fueron detenidas seis personas, de las que cinco han ingresado en prisión, y se efectuaron cuatro registros domiciliarios en Barcelona, en los que los agentes intervinieron material informático, diversa documentación y numerosos pasaportes de varias nacionalidades, presuntamente robados en España.

Uno de los detenidos fue interceptado en el Aeropuerto de El Prat con cerca de 100 pasaportes cuando se disponía a tomar un vuelo con destino a Grecia.

La operación se inició a raíz de la colaboración con otros cuerpos de policía extranjeros, que investigaban las vinculaciones que podría tener un grupo de personas residentes en España con una célula de Al Qaeda asentada en Alemania, que pudiera tener intención de llevar a cabo alguna acción terrorista en el país germano.

En abril de 2011 fueron detenidos en Alemania tres componentes de dicha célula, y las investigaciones permitieron confirmar que algunos de sus integrantes habían estado en contacto con varias personas en España, que les proporcionaban documentos de identidad falsificados y robados para facilitar su actividad y traslados por Europa.

DOCUMENTACIÓN ROBADA

La red que operaba en España se dedicaba a la adquisición de la documentación robada –pasaportes y documentos de identidad– para su posterior envío al extranjero; eran habitualmente comprados a delincuentes que los obtenían mediante hurtos y robos con violencia en Barcelona y su área metropolitana.

Los documentos eran enviados a sus enlaces en Asia y varios países de la UE mediante paquetería postal o correo humano; la organización recibía peticiones concretas para conseguir pasaportes de países específicos y en otras ocasiones con datos morfológicos concretos.

El dinero obtenido por proporcionar los documentos de identidad falsificados y robados lo trasladaban a través de correos humanos y de remesados de dinero, para los que se utilizaban a terceras personas que recibían una pequeña cantidad en metálico a cambio de prestar su nombre como remitente y receptor.

Una gran parte del dinero que recibía la organización se entregaba a una persona de confianza y el resto se destinaba al pago de los delincuentes que robaban los documentos.

Los seis detenidos son de nacionalidad marroquí, argelina y belga, y algunos de ellos en el momento del arresto llevaban varios documentos de identidad con sus fotografía pero con datos diferentes y de diversas nacionalidades.

El cabecilla de la organización, S.M., había sido detenido en Austria en diciembre de 2006 junto con varias personas más; de hecho la red había estado activa antes en Austria y Bélgica, desde donde se trasladaron a España.

La Guardia Civil ha pedido colaboración a los Mossos d’Esquadra para esclarecer las denuncias por robo de documentación; el juzgado central de instrucción 4 de la Audiencia Nacional decretó el ingreso en prisión provisional comunicada e incondicional para cinco de los detenidos.