La Palma >

Soler: “En vez de hacer más balsas, hay que hacer cierres de galerías”

EMBALSE LA PALMA
Una de las balsas existentes en La Palma; el Plan Hidrológico prevé que se construyan aún más. / MOISÉS PÉREZ

DAVID SANZ | Santa Cruz de La Palma

Tiene la isla de La Palma y su sistema hidráulico en la cabeza. Su solvencia técnica y la investigación histórica le llevaron a localizar la Fuente Santa. Un manantial de aguas medicinales, tras el que corrieron muchos hombres como si de un maná se tratara. En su extenso currículo, destaca también el avance del Plan Hidrológico de La Palma que elaboró en los años noventa. El ingeniero de Caminos, Canales y Puertos Carlos Soler Liceras, especializado en hidráulica y energética, es, sin duda, una de las voces autorizadas que tendría mucho que decir en este proceso de exposición pública al que el Consejo Insular de Aguas acaba de someter el Plan Hidrológico.

Una de las principales reflexiones que realiza Soler es que la isla de La Palma no precisa de más balsas. “En vez de hacer balsas, lo que hay que hacer en la isla de La Palma son cierres de las galerías, que son incluso mucho más baratos que las balsas”. En este sentido, explica que en el balance hidráulico insular se han calculado 265 hectómetros cúbicos de agua infiltrada, mientras que la de escorrentía, para la que se utilizan las balsas, es de quince hectómetros. De ahí que cuestione el planteamiento del Plan Hidrológico que está en información pública y que propone la realización de balsas, tratando de captar el agua superficial que es muy inferior a la que se infiltra.

El ingeniero, que es también profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Civil e Industrial de la Universidad de La Laguna, sostiene que “las balsas de La Palma no se llenan con aguas de escorrentías”. Prueba de ello, según Soler Liceras, es que La Laguna de Barlovento “tardó quince años en llenarse, coincidiendo además con las dos veces que se ha roto”. Para llenarse, además de llover mucho, entró agua de las galerías de Barlovento. “Barlovento -insistió- se ha llenado dos veces porque las galerías estaban echando agua”.

En cuanto a las dos balsas de San Andrés y Sauces, Bediesta y Adheyahamen, le sucede lo mismo, se llenan porque cogen agua subterránea. “Son dos balsas que no dependen de la escorrentía”, indicó.

Estos tranques en las galerías consiguen dar equilibrio al acuífero de Coebra, del que se alimentan los principales nacientes de la Isla, como son los de La Caldera de Taburiente y Marcos y Cordero. En la memoria del Plan Hidrológico de La Palma se pone de manifiesto que “el incremento de las extracciones subterráneas mediante galerías se ve reflejado, en parte, en el descenso en los caudales de dos de sus principales nacientes ( es decir, Marcos y Corderos)”.

Ingeniero Carlos Soler Liceras
El ingeniero Carlos Soler Liceras hizo el avance del Plan Hidrológico. / DA

Soler indicó que hay un registro notarial de 1905 donde queda recogido que de los nacientes de Marcos y Corderos afloran 500 litros de agua por segundos. Este manantial, del que se abastece de agua San Andrés y Sauces, ha llegado a estabilizarse en 82 litros por segundos hace unos quince años. Una cantidad que se ha ido recuperando, pero que “nos puede dar la idea de la pérdida de caudal que ha sufrido en un siglo”.

ACUÍFERO

Con todo, la política de cierre de galerías para impedir que se pierda agua ha permitido que el acuífero de Coebra se recupere. “En el avance del Plan Hidrológico propusimos que había que poner cierres en las galerías y que podían ser la solución para ello”.

Los Heredamientos colocaron estos tranques en sus galerías, lo que ha permitido que suba el caudal, incluso en el manantial de Marcos y Cordero. “De los 85 litros de agua por segundo que arrojaba, pasó a dar casi 200 litros por segundo”.

A esto hay que sumar la existencia entonces de años de bonanza, en los que los agricultores pudieron ahorrarse riegos para que se recargaran los acuíferos. Con este año seco, que ha obligado a abrir las galerías habrá descendido el caudal de Coebra. Soler estima que el naciente de Marcos y Cordero debe estar dando alrededor de 120 litros por segundo. Indicó que el Consejo Insular de Aguas ha empezado también a subvencionar a las comunidades de regantes el cierre de las galerías. “La única solución para no llevarse por delante los nacientes es hacer una extracción ordenada y eso pasar por hacer los cierres de las galerías”, concluyó.