ECONOMÍA >

Los trabajadores del SCE agotarán la vía negociadora

M. F. – AGENCIAS | Santa Cruz de Tenerife

Los 387 empleados públicos adscritos al Servicio Canario de Empleo (SCE) que pueden quedarse sin trabajo debido al recorte previsto de fondos del PIEC (30 millones) decidieron en la asamblea celebrada el pasado miércoles agotar “la vía negociadora” antes de adoptar cualquier otra medida de presión. Por lo pronto, el comité de empresa se reunirá el próximo martes con la consejera de Empleo del Gobierno de Canarias, Margarita Ramos, que les ha asegurado que “hará todo lo posible” para evitar los despidos.

Los trabajadores públicos sospechan que la rebaja del Estado en más de 30 millones para el PIEC obligará a la Consejería a prescindir de la mayor parte de los empleados públicos adscritos al Plan Integral de Empleo y que cobran de estos fondos. Aun así, los empleados tendrán que esperar al tratamiento que reciben las enmiendas Canarias en los presupuestos generales del Estado. Antes no se adoptará ninguna medida, aunque los representantes sindicales del comité de empresa ya se han dirigido a los grupos parlamentarios para pedirles apoyo.

A todo esto, ayer salieron los datos del Boletín de Estadísticas Laborales, publicado por el Ministerio de Empleo y que reflejan que los expedientes de regulación de empleo (ERE) crecieron hasta agosto en Canarias el 48% respecto a 2011, aunque, al mismo tiempo, las empresas han optado, de forma mayoritaria, por medidas alternativas al despido, con menos extinciones colectivas de contrato y más reducciones de jornada.

Según esos datos, en Canarias se presentaron, en lo ocho primeros, meses del año 441 expedientes de regulación de empleo, 143 más que un año antes (el 47,98%), con un total de 4.553 trabajadores afectados, 398 más (el 9,57 %).

Sin embargo, los datos oficiales también revelan que el número de empleados afectados por un expediente de despido colectivo se redujo un 34,24% en ese periodo, al pasar de 2.021 a 1.329 el número de personas que perdieron su trabajo con un ERE (692 menos). Por provincias, el retroceso de los despidos fue especialmente importante en Santa Cruz de Tenerife, donde los trabajadores afectados por un ERE de extinción de empleo de enero a agosto se redujo a la mitad, al caer de 1.035 a 508 (un 50,91% menos). En Las Palmas, los trabajadores despedidos mediante ERE disminuyeron de 986 a 821, lo que supone 165 menos (el 16,73%). De enero a agosto, 1.564 trabajadores vieron reducida su jornada laboral con un ERE en Canarias, dos veces y media más (166,43 %) de los que se vieron en igual trance en 2011 (587). Al mismo tiempo, 1.660 asalariados se vieron afectados en las Islas por un ERE de suspensión temporal de empleo.