rescate bancario >

La ‘troika’ evalúa de forma positiva las reformas exigidas por el rescate bancario

EUROPA PRESS | Madrid

Las reformas del sistema financiero exigidas a España por la UE a cambio del rescate bancario de hasta 100.000 millones de euros avanzan a “buen ritmo”, aunque los retos para parte del sector “siguen siendo importantes y requieren una acción política contundente”, han asegurado la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su primera evaluación del programa español.

Esta “evaluación positiva” obtenida por España no supone sin embargo el desbloqueo del primer tramo del rescate bancario. Los fondos todavía están condicionados a la aprobación de los planes de reestructuración de las entidades con problemas por parte del comisario de Competencia, Joaquín Almunia, y no empezarán a llegar hasta noviembre.

Además, el informe del FMI incluye una serie de recomendaciones para el Gobierno español. En particular, le pide liquidar “rápidamente” los bancos inviables, evitar cualquier nueva fusión que no genere valora añadido y garantizar la independencia de la gestión del banco malo al que se transferirán los activos inmobiliarios.

El dictamen es el resultado del trabajo de la misión de expertos del Ejecutivo comunitario -en colaboración con el BCE y el fondo de rescate- que viajó a Madrid del 15 al 26 de octubre. El Fondo Monetario Internacional participó en las reuniones en su condición de “controlador independiente”.

“En general, las conclusiones de esta misión apuntan a un éxito del programa cuya ejecución está en marcha”, aseguran la Comisión y el BCE en un comunicado conjunto.

“Acojo con gran satisfacción la evaluación positiva de la ejecución del programa para el sector financiero español. Este es otro paso hacia la reparación a fondo y la reforma del sector bancario en España, que a su vez es un componente esencial para el retorno de la confianza de los inversores y los consumidores”, ha dicho el vicepresidente y comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn.

EVITAR FUSIONES

En un informe aparte, el FMI estima que “se han logrado avances importantes en la reforma del sector financiero” y destaca que “se han cumplido todos los plazos establecidos en el memorando de entendimiento, acordado entre las autoridades españolas y europeas”, aunque reclama que se acelere el proceso.

“Los déficits de capital deben cubrirse rápidamente, las recién creadas herramientas para el reparto de la carga deben aplicarse y los bancos no viables deben liquidarse rápidamente”, recomienda el Fondo. “Deben evitarse nuevas fusiones que no creen valor de forma clara”, añade.

La institución presidida por Christine Lagarde cree que se necesitarán “grandes esfuerzos” para lograr que el banco malo esté operativo en los plazos previstos. “Será importante garantizar una estructura de incentivos adecuada, especialmente para la independencia de la gestión de la sociedad de gestión de activos y la gestión eficaz de los activos transferidos”.

Sin embargo, Bruselas y el BCE aseguran que ya han llegado a un acuerdo con las autoridades españolas “sobre aspectos importantes del diseño y funcionamiento” del banco malo, “incluida su dimensión global y gobernanza”. Ello permitirá que el banco malo, “piedra angular del programa”, esté operativo a partir del 1 de diciembre, resalta el comunicado conjunto.

Los inspectores europeos examinaron también los “avances” en la aplicación de las condiciones exigidas por la UE al conjunto del sistema financiero, “incluida la mejora de los registros de crédito, el aumento de la transparencia de los bancos, el desarrollo ulterior de la intermediación financiera no bancaria y el fortalecimiento de la gobernanza de las antiguas cajas de ahorros”.

“En estas materias, y a pesar de la complejidad de los temas en juego, los avances por parte de las autoridades españolas parecen ir a buen ritmo”, señala el comunicado.

No obstante, el vicepresidente de Asuntos Económicos ha pedido al Gobierno español que, a la vez que la reforma bancaria, prosiga “con la necesariamente ambiciosa estrategia de consolidación fiscal y el programa de reformas estructurales de amplio alcance”.

“Confío en el compromiso del Gobierno español de seguir adelante con determinación en todos estos frentes, y en la capacidad de la economía española de generar el crecimiento sostenible necesario para impulsar la creación de empleo”, ha asegurado Rehn.

En las próximas semanas, la Comisión Europea evaluará los planes de reestructuración y recapitalización de los bancos españoles, lo que “allanará el camino para los primeros desembolsos para las entidades que necesitan ayudas públicas”, ha indicado.

Las primeras entidades que deben recibir capital son las nacionalizadas: Bankia, Catalunya Caixa, Novagalicia y Banco de Valencia. Para ellas, el rescate bancario prevé un primer tramo de hasta 45.000 millones de euros y 25.000 millones para financiar el banco malo.

La consultora Oliver Wyman ha cifrado en un máximo de 60.000 millones de euros las necesidades de capital de las entidades con problemas, y el Gobierno todavía debe precisar qué cantidad se pedirá al fondo de rescate.