retiro lo escrito - Alfonso González Jerez

Vomipurgante – Alfonso González Jerez

Ya se ha conseguido superar el listón del 33% de desempleados en las Islas Canarias. Más de 370.000 personas sin trabajo, y casi un tercio de las mismas, con el subsidio de desempleo agotado. Estamos a escasas décimas del récord histórico de los años noventa y en España ya se ha superado, con un 25% de la población en paro, cualquier índice anterior.

Hace apenas un par de días una hiena ministerial afirmaba que el año 2013 traerá consigo el fin de la crisis económica, y esa afirmación, bajo la lóbrega sombra de estos datos, ya no es una expresión de cinismo, sino una burla, un escarnio, un esputo en la cara de los ciudadanos de este país.

Según las previsiones del propio Gobierno de Mariano Rajoy (consideras como extravagantemente optimista por antros rojos como el FMI) el Producto Interior Bruto español decrecerá un 0,5% el próximo año. Crecimiento negativo: destrucción de actividad empresarial, crédito congelado, caída del consumo, aumento del desempleo. Y nuevos recortes presupuestarios para cumplir unos objetivos de déficit público inalcanzables. Y Montoro y toda su grey de míseros y zoquetes irresponsables, negando obviedades sangrantes y achicando mierda con una sonrisa, y una ministra de Trabajo que ayer, en una intervención ante los medios de comunicación, eludió hablar de la tasa desempleo durante veinticinco minutos.

Los gobiernos autonómicos no pueden presentarse como víctimas propiciatorias en esta situación terminal. Cargan con duras responsabilidades: expansión administrativa delirante, derroche, parasitación partidista, mala praxis fiscal, selvas legislativas, improvisaciones presupuestarias. Incluida la comunidad autonómica canaria, desde luego.

Pero la razón básica que explica estos índices de desempleo, exclusión social y desigualdad en la distribución de la renta -esa formidable capacidad isleña de mantener un desempleo del 10% en los momentos de bonanza y dispararse al 33% en las coyunturas bajas del ciclo- se encuentra en el modelo de crecimiento económico y acumulación de capital consagrado en Canarias en los últimos treinta años y que jamás ha sido cuestionado por CC, PSOE o PP.

Por eso resulta tan vomipurgante escuchar al secretario general del PP de Canarias, Asier Antona, amenazar al Gobierno regional por su simbólico plante presupuestario. Para Antona este es un Gobierno quejica y llorón. Antona, el hombre que no llora, el niño barbado recitando todas las mañanas el argumentario heroicamente, Antona, el macho sin lagrimales políticos, Antona, ten vergüenza y cállete cinco minutos ya.

@AlfonsoGonzlezJ