cd tenerife> la actualidad

Almeida, el hombre de las misiones ¿imposibles?

MARTÍN-TRAVIESO | Santa Cruz de Tenerife

En la mañana de ayer se confirmó la llegada al banquillo del CD Marino Tenerife Sur de José Juan Almeida, técnico con amplia experiencia en la categoría y acostumbrado a embarcarse en misiones imposibles. Ya intentó salvar al Vecindario la temporada pasada, pero una serie de circunstancias, extradeportivas la mayoría, se lo impidieron. Ahora acepta otra tarea casi suicida: evitar el descenso del cuadro marinista.

El entrenador grancanario, que entre otros equipos ha dirigido al Universidad de Las Palmas y al Fuerteventura, acumulando así seis años en la categoría, tiene aún el remordimiento de no haber logrado la salvación el pasado curso del conjunto del sur de Gran Canaria. “Conseguí el objetivo marcador en todos y cada uno de los equipos que he estado, menos en el Vecindario. Tengo esa espina clavada y espero quitarmela ahora en el Marino”, señala el preparador a DIARIO DE AVISOS.

José Manuel Barrios, presidente del Marino, presentó ayer al entrenador, que por la tarde tuvo la primera toma de contacto con sus nuevos jugadores. A ellos les intentará aportar “tranquilidad, paciencia y confianza”, apunta. Esa es la receta que el preparador grancanario propone para lograr la permanencia. Además les presionará para que “sean valientes”. “Ahí puede estar la llave para salir de esta situación”, insiste.

Almeida opta por trasladar la responsabilidad del reto a todos los actores que intervienen en esta película, especialmente a los jugadores, que, a su juicio, son los únicos que pueden sacar al equipo de la nefasta situación en la que se encuentra. “Esto es un reto para todos y al final el entrenador sin los jugadores no es nada. La primera guerra que tendré será que ellos crean que el difícil paso que se ha dado puede revertir la situación”.
Y mientras su nuevo entrenador apelaba a la unidad, con voz quebrada por la emoción, Barrios, el presidente, agradecía profundamente los servicios prestados al anterior inquilino del banquillo. “Se merece todos los elogios posibles por lo buen profesional que ha sido. Es una pena para todos que se vaya, porque el Marino es un club muy modesto y una familia, por lo que nos apena muchísimo”, aseguró el dirigente también a este diario. Incluso el ‘fantasma’ de Barroso sobrevoló la rueda de prensa que ayer ofrecieron Barrios y Almedia, ya que hasta el presidente pidió a los presentes una sonora ovación dedicada al preparador recién salido.

Almeida tomó posesión de su cargo por la tarde y comenzó a tratar con su nuevo equipo, ese al que tendrá que sacar del aprieto en el que se encuentra: colista en la clasificación y a siete puntos del puesto de la eliminatoria por la permanencia.

BARRIOS PIDIÓ DISCULPAS
Barrios arregló ayer el problema que él mismo originó. Ayer el dirigente habló con los jugadores veteranos del Marino y les pidió disculpas, evitando así que Maikel abandone el club. El presidentes los acusó de falta de implicación y el capitán no aceptó tal denuncia, por lo que se planteó marcharse del equipo.

El mediapunta sí reconoce que “esas inyecciones económicas van a influenciar en algo”, pero sostiene que “el Tenerife mantiene una línea muy buena desde el principio y no hay que abandonarla”, por mucho que el resto de rivales se vayan a reforzar en el mercado de invierno. Respecto al partido del próximo domingo, precisamente frente al Oviedo, Nico sostiene que darían, si logran la victoria, un fuerte golpe sobre la mesa.

“Seguiríamos líderes después de habernos enfrentando a casi todos los equipos de la parte alta de la tabla. Además el Oviedo es uno de los rivales más fuertes”, relató uno de los jugadores que, cada vez más, está acaparando una mayor cuota de protagonismo en el conjunto.