Las antenas de telefonía seguirán en zonas urbanas

NICOLÁS DORTA | Guía de Isora

ANTENA TELEFONIA MOVIL GUIA DE ISORA
Esta antena del casco ha sido inutilizada, pero no desmantelada. / DA

El Ayuntamiento de Guía de Isora prometió que cuando estuviese elaborado el Plan General, desmantelaría las antenas de telefonía móvil que se ubican en los núcleos urbanos desde hace más de 15 años, pero hasta ahora, con el documento urbanístico listo, no ha movido ninguna. El motivo, según ha explicado el alcalde, Pedro Martín, es que para desplazar estas instalaciones fuera de los pueblos a suelo rústico, es necesario contar con el permiso del Cabildo, que en estos momentos elabora el Plan Territorial Especial de Ordenación de las Infraestructuras de Telecomunicación (el Pteoit) previsiblemente en funcionamiento para el año que viene. Hasta que el Cabildo no tenga listo dicho Plan todo se quedará como está.

En el municipio las antenas se instalan tanto en la costa como en medianías. Las compañías telefónicas no han tenido reparo, ni impedimento, en un principio, para ubicarlas dentro de domicilios (con el permiso de los propietarios), en polideportivos y hasta en una ocasión una antena “a motor” que se hallaba en un solar particular de Guía casco. Se trata de garantizar la cobertura de los miles de teléfonos móviles que operan en el municipio. La única antena que ha sido “anulada”, no desmantelada, se encuentra en el casco, tras una pugna en 2006 entre el Consistorio y la compañía de telefonía.

Ante la proliferación de antenas, el Ayuntamiento aprobó una ordenanza municipal que prohibía instalar más en suelo urbano. Así, obligó a las diferentes compañías a retirar algunas, como en Vera de Erques, donde se halló una antena oculta, simulando una chimenea, al no tener concedida la preceptiva licencia urbanística.

El Partido Popular de Guía de Isora, junto a un grupo de vecinos logró reunir en el año 2000 más de 1.700 firmas para exigir al Ayuntamiento que desmantelase cuanto antes las antenas.

A juicio del portavoz del PP en Guía de Isora, Carlos Álvarez, el principal problema “es la salud de los vecinos”, pues considera que sucesivos casos de cáncer producidos en el casco tienen que ver con estas instalaciones, aunque no hay evidencia científica de esta causa-efecto.

Por su parte, el alcalde asegura que una antena no perjudica a la salud del ciudadano más de lo que podría hacer el propio teléfono móvil o el microondas. Martín cree que más una cuestión de estética incluso más que de salud, aunque también entiende que haya personas que sientan incertidumbre, “y por ello hemos hecho todo lo posible por quitarlas”, citó.
El socialista añade que la intención de su gobierno es “unificar las antenas” en sitios localizados, ya aprobados en el Plan General, en suelo rústico, aunque “ya hemos todo lo posible, ahora dependemos del Cabildo y su Plan insular”, añadió Martín.

PLAN PENDIENTE

Cabe citar que en abril de 2009 el Cabildo presentó el PTEOIT que se encuentra aprobado inicialmente, en su fase de avance y en exposición pública, manifestó a DIARIO DE AVISOS la consejera de Planificación de la administración insular, Pino de León, quien insistió en que este Plan podría estar aprobado para el año que viene, aunque sin dar fechas concretas

El documento territorial tiene como finalidad la regulación de las telecomunicaciones en Tenerife, tanto antenas de telefonía como de televisión y radio, garantizando las conectividades actuales y futuras al mismo tiempo que minimizando, en la medida de lo posible el impacto paisajístico, de las instalaciones asociadas, ya que muchas de las antenas de televisión se encuentran sobre espacios naturales protegidos, como en la Montaña de Guaza (Arona).

“Vamos a intentar crear criterios únicos para que se respete en entorno y facilitar las comunicaciones a los ciudadanos”, comento Pino de León.

En el caso del municipio de Guía de Isora, el (Pteoit) ha realizado un inventario de las telecomunicaciones existentes sobre en espacios naturales y áreas de sensibilidad ecológica y donde se incluyen antenas de telefonía y otras instalaciones en suelo rústico, aunque también en áreas urbanas, según figura en el documento.