Güímar >

Barrancos para no dormir

Basura en el barranco de Badajoz
La concejal Carmen Luisa Castro, en el tramo inferior del cauce del barranco de Badajoz, lleno de escombros y basura vertidos de forma ilegal. / DA

VICENTE PÉREZ | Güímar

El Plan de Defensa Frente a Avenidas, aprobado por el Cabildo de Tenerife, lo deja claro: “En el Valle de Güímar se han interceptado completamente los barrancos, no existiendo cauces definidos”. Un problema motivado por areneras, urbanizaciones, invernaderos, pero también por vertidos ilegales de escombros y basura.

Las últimas alertas por lluvias fuertes han recordado la necesidad de mantener los cauces limpios. Pero no todos lo están, como ocurre con la cuenta de Badajoz-Agua, en sus tramos medio bajo, desde el casco de Güímar (barrios de Guaza, San Juan y la Hoya) hasta su desembocadura en El Puertito tras pasar bajo la autopista. Así lo reconoció a este diario la concejal de Obras y Servicios, Carmen Luisa Castro, quien muestra su “malestar” con el Cabildo, tanto con el área de Medio Ambiente como con el Consejo Insular de Aguas, “por tener olvidados los cauces de los barrancos de Güímar, pese a tratarse de una competencia insular”. Así las cosas, y ante la previsión de lluvias torrenciales, a finales de octubre la edil destinó a todo el personal de su Concejalía a retirar basura y matorrales en puntos conflictivos, pero aun así ve necesaria una actuación mayor con la intervención del Cabildo.

Basura en el barranco de Badajoz
La edil, junto al hueco de una arenera, en el cauce de Badajoz. / DA

“Lamentablemente, nos encontramos con escombreras en barrancos y carreteras secundarias o pistas, que no solo afean el paisaje sino que pueden contaminar el suelo con metales pesados, aceites, fertilizantes nitrogenados…”, advierte la concejal, durante una visita con DIARIO DE AVISOS al barranco de Badajoz, a través del camino de La Campanilla y el llamado viario alternativo para el tráfico pesado de las industrias de áridos.

A su juicio, mejor es prevenir que curar. La enfermedad lo requiere: solo en Güímar, el Plan de Defensa Frente a Avenidas avisa de seis puntos de riesgo grave de riadas y dos muy graves.