tribuna >

Berto González Reverón: fin de trayecto – Por Bernardo Morales

Con la no aceptación por parte de la Audiencia Provincial del recurso presentado por José Alberto González Reverón por la condena de cuatro años y medio de inhabilitación dictada por el Juzgado de lo Penal número uno de Santa Cruz de Tenerife, la vida política del todavía alcalde de Arona toca a su fin. Una vida política que ha estado siempre salpicada de contratiempos judiciales. Pero siempre ha sido así en este complicado ayuntamiento. González Reverón entró a la política en los años noventa, en la época de Miguel Delgado, también de Coalición Canaria. En las elecciones de 2003, el grupo de CC quiso apartar a Miguel Delgado como candidato. Para ello se mantenían reuniones en el Norte de la Isla en las que participaban, entre otros, Sebastián Martín, Juan José Alayón y el propio Berto González. Al final, Delgado fue remitido al cementerio de elefantes, es decir, al Cabildo insular, y González Reverón se transformó en el candidato de CC a la Alcaldía. Ganó las elecciones, pero no por mayoría absoluta. Entonces contó con el apoyo del Centro de Arona, de Manuel Barrios, que se la tenía jurada al PSOE. Y González Reverón se convirtió en alcalde del 2003 al 2007. Fue un mandato tranquilo, sobre todo por la actuación de Sebastián Martín, de CC, y de Manuel Barrios, del CAN. Manuel Barrios se encerró en su despacho como concejal de Urbanismo, para sacar adelante el Plan General, y le cedió la calle a Reverón, cosa que este aprovechó.

Pero a principios de 2007, tras la denuncia del PSOE ante la Fiscalía por aprobar temas urbanísticos con informes jurídicos en contra, el grupo de gobierno entró en declive. Pero lo que son las cosas, en las elecciones de 2007, CC consigue la mayoría absoluta. O sea, que al PSOE, una vez más, le salió el tiro por la culata. Mientras, la visita a los juzgados de los miembros del grupo de gobierno era casi constante. En las elecciones de 2011, González Reverón repitió mayoría absoluta, dándole los vecinos su total confianza. Repetir mayoría absoluta nunca se había producido en Arona. La renovación de dos contratos, a pesar de lo reparos puestos por los técnicos del Ayuntamiento, le ha costado el puesto a González Reverón. Un alcalde que, todo hay que decirlo, le ha dado una vuelta al municipio muy importante. Ahora, se plantea quién lo va a sustituir. El primer teniente de alcalde, Francisco José Niño, no le disgusta el cargo, pero Antonio Sosa también aspira a lo mismo. En pocos días saldremos de estas dudas. El que entre no lo tendrá fácil, porque Arona es uno de los municipios más importantes de Canarias y son muchos los problemas que arrastra. Como siempre, este Ayuntamiento será un nicho de noticias. Ojalá sean en positivo.