retiro lo escrito > Alfonso González Jerez

Castañeras – Alfonso González Jerez

Después de la aprobación del proyecto de presupuestos generales de la Comunidad autonómica para 2013, una vez concluidas las vacaciones navideñas, cualquiera podrá reconocer a los miembros del Gobierno regional a cargo de puestos de castañeros en la Rambla o en Triana, porque los recortes y restricciones son tan pavorosos que cabe preguntarse si tiene sentido seguir hablando de políticas públicas. ¿Qué política industrial, por ejemplo, cabe diseñar y ejecutar con cuatro millones de euros? En enero los veremos ahí, a lo largo de los paseos y avenidas, al lado del saco de castañas, el cubo metálico y la caja de carbón. Si no conocen a los consejeros socialistas los identificarán fácilmente: son aquellos castañeros con expresión más melancólica y los que, por falta de práctica, se queman constantemente las manos. Margarita Ramos, sin ir más lejos.

-¿Un cucuruchito? -ofrece la consejera de Empleo-. Están ricas y sabrosas.

-Huuum. Creo que las deja usted quemar demasiado…

-¿Yo? ¿No sabe que soy doctora universitaria? La culpa es de estos -señaló a dos individuos que le acompañaban bostezando en el puesto-. Yo soy muy socialdemócrata, pero estos dos, seamos sinceros, no pegan chapa ni muestran interés.

-¿Lo ha contratado usted?

-No, no, representan el 50% del Plan Integral de Empleo para este año…

Un poco más adelante está el puesto de Brígida Mendoza, consejera de Sanidad, locuaz y sonriente en su íntima tristeza.

-A la rica casta pilonga… A la castañita rica…

-¿Están ricas de verdad?

-No. Pero son extraordinariamente nutritivas: mucho hidrato de carbono, aceites vegetales, potasio, vitamina B. Previene la anemia, el estreñimiento y la hipertensión. Ya no damos otra cosa en los hospitales. Si me hubieran dicho que con castañas salvaríamos el presupuesto…

Bajo un laurel de indias se había situado Inés Rojas. Su caldero era el mayor de todos: una gigantesca y burbujeante olla metálica.

-Creí que usted había salido mal parada. Pero tiene más castañas que nadie.

-¿Castañas? Castañas no tengo ni una. Lo que estoy preparando es Alberto Delgado… ¿Se anima? ¿Muslo o pechuga?