banca >

CCOO pide que los bancos faciliten crédito y negocien las preferentes

EFE | Las Palmas de Gran Canaria

Comisiones Obreras ha pedido hoy que las entidades financieras faciliten el crédito a las familias y a las pymes y adopten medidas más justas hacia los clientes con participaciones preferentes y deuda subordinada.

La cantidad de recursos públicos que se destina a la reestructuración del sector financiero debe revertir en un beneficio para los ciudadanos, ha indicado hoy el secretario general de la Federación de Servicios Financieros (COMFIA) de CCOO, José María Martínez, durante una rueda de prensa.

A muchas empresas nuevas y pymes se les niega el crédito porque las entidades financieras no se pueden financiar en los mercados mayoristas o porque hacerlo es muy caro, pero lo cierto es, aduce CCOO, que el trasvase de activos al banco malo y la inyección de capital público generan una liquidez que ya no les hace depender de los mercados mayoristas.

En este momento, la restricción de crédito obedece únicamente al riesgo que pueda tener el cliente, pero para poder medirlo hace falta un trabajador del sistema financiero que lo conozca de manera cercana, algo que la reestructuración laboral en marcha podría impedir, ha alertado Martínez.

En su opinión, las limitaciones crediticias son injustas, ya que pueden generar exclusión financiera, y ponen en riesgo el futuro de la banca.

En cuanto a las participaciones preferentes y deuda subordinada, Martínez ha señalado que no son lo mismo los clientes institucionales que los individuales, por lo que deberían tener un trato diferente, y ha recordado que la emisión de preferentes se hizo con la supervisión y el apoyo de los supervisores.

En 2009, el Banco de España alentaba la emisión de preferentes, por lo que, a juicio de Martínez, “si los inversores minoristas pagan el pato, alguien más debe hacerlo”.

El representante de Comisiones Obreras se ha referido también a cómo afectará la reestructuración del sector financiero al empleo y ha abogado por medidas alternativas a los despidos, tales como reducciones de jornada o suspensiones de contrato.

En su opinión, debe tenerse en cuenta que las reducciones de puesto de trabajo supondrán una menor capacidad de evaluar el riesgo de los clientes, pues quienes realmente conocen cada situación concreta y pueden hacer un análisis real son los empleados.

Martínez ha dicho que se desconoce el impacto real que puede tener la reestructuración de Bankia y ha recordado que en el caso del archipiélago, La Caja de Canarias ya cerró 60 sucursales.

Comisiones Obreras confía en que en aquellos casos en los que el negocio tradicional funciona bien, como en las islas, la repercusión sobre el empleo sea menor.

En casi todas las entidades financieras se han iniciado negociaciones informales sobre las reestructuraciones en marcha y los sindicatos han pedido autonomía para poder negociar las cuestiones laborales, ha explicado el representante de CCOO.