la columna>

La columna de Churchill> Por Tinerfe Fumero

¡Chas viría! Cho Vito: De la caracola al infiltrado
Tres apuntes sobre la intrahistoria de lo sucedido ayer en Cho Vito. De todas las banderas posibles, la que ayer se dejó ver más fue la canaria, ya sea en su versión institucional ya sea la de las siete estrellas, que por cierto es la oficial de CC. Más allá de una pose, esa inclinación nacionalista se mostró igualmente cuando la llegada de la Guardia Civil se anunció en el lugar como en los tiempos de los aborígenes: por el sonido de una caracola. Y la tercera y última: cuando aún salía el sol, a Cho Vito llegó un sujeto embozado y con una mochilita que vino a sentarse con los vecinos, que inmediatamente pusieron en fuga al extraño. Este, aunque remolón, terminó yéndose por donde había venido. El mando en cuestión debería enterarse que por aquí todavía nos conocemos todos…