tribunales >

Condenan a Junta de Castilla y León a indemnizar a un niño al que le amputaron una pierna

EFE | León

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCYL) ha condenado a la Junta de Castilla y León a pagar una indemnización de 166.000 euros por los daños sufridos por un menor, quien sufrió la amputación de una pierna tras un retraso en el diagnóstico de un tumor maligno óseo.

El TSJCYL estimó parcialmente un recurso contencioso-administrativo interpuesto por los padres del menor, en el que pedían una indemnización por responsabilidad patrimonial en el ámbito sanitario por un retraso en el diagnóstico de un tumor maligno que sufría el pequeño, según la resolución judicial.

El mismo tribunal desestimó la indemnización solicitada por la familia por falta de información.

Según la sentencia, que ha sido dada a conocer hoy por el Defensor del Paciente, el menor acudió en 2005 al Centro de Salud de Astorga (León) por un dolor en la rodilla derecha y por el que la pediatra, tras prescribir la realización de unas radiografías y analítica, le remitió de urgencia al servicio de traumatología.

Allí, después de una resonancia magnética, se le diagnosticó una lesión benigna conocida como displasia fibrosa, sin que se le hiciera una biopsia para confirmar el diagnóstico.

En los fundamentos jurídicos de la sentencia, el Tribunal reconoce que ha existido un retraso de tres meses en el diagnóstico definitivo del paciente de “osteosarcoma telangiectasico de tibia derecha”.

Además argumenta que, con este retraso “injustificado” en la asistencia, el “paciente sufrió una pérdida de oportunidad en sus posibilidades terapéuticas”.

Así considera que existió una infracción, denominada “lex artis”, que no debió soportar el paciente, “con independencia de que no se haya podido acreditar que ante un diagnostico precoz el resultado hubiera sido sustancialmente diferente”.

La acusación solicitaba una indemnización de 1,8 millones de euros, una pensión vitalicia de 1.200 euros mensuales y el coste total de por vida del tratamiento del paciente, mientras que la administración autonómica había reclamado la desestimación del recurso.

El TSJ de Castilla y León ha resuelto finalmente condenar a la Junta al pago de una indemnización de 146.000 euros por la pérdida de oportunidad del paciente y 20.000 euros a favor de sus padres como perjuicios morales, derivados de los cuidados y atención que tienen que prestarle.