LA OROTAVA >

La Cooperativa de Benijos se queda sin empleados y plantea su cierre

FACHADA COOPERATIVA BENIJOS MPP
Las instalaciones fueron adquiridas por el Cabildo, que invirtió 4,5 millones, para ahora quizás morir. / MOISÉS PÉREZ

GABRIELA GULESSERIAN | La Orotava

Una situación complicada que ayer llegó a un punto de complicado retorno. Ante el grave problema financiero que arrastra desde hace tiempo la Cooperativa de Benijos, con un déficit que ronda los 1,7 millones, sus responsables se han planteado la posibilidad de un cierre “temporal, dado que “no quieren seguir incurriendo en más gastos”.

Así lo confirmaron a este periódico el consejero insular de Agricultura y varios de los socios, aunque estos no hablan de un cierre temporal sino definitivo. La empresa se quedó ayer sin trabajadores dado que la mitad de la plantilla que aún prestaba servicio en las instalaciones, ubicadas en La Orotava, dejó de hacerlo. Tres meses después de que 10 de sus compañeros fueran despedidos sin previo aviso por “problemas económicos”.

Los socios, a quienes se les adeuda importes correspondientes a las cosechas de 2010 y 2011, también sospechan de que la junta rectora, que tomó posición en mayo, dimitirá en los próximos días, un dato que ningún responsable de la cooperativa ha querido confirmar. Una decisión que califican de “extremadamente grave”, sobre todo si se tiene en cuenta que están en plena época de siembra.

El motivo, subrayan las mismas fuentes, es que ninguna entidad bancaria le da el crédito necesario y por lo tanto, la empresa no puede hacer frente a las deudas. Sin embargo, recuerdan que los nuevos responsables “sabían las dificultades que atravesaba la entidad cuando asumieron ya que, entre otras limitaciones, disponían de un activo de solo 42 euros”.

El día 30 está fijada una reunión con los socios en la que, creen, se anunciará la renuncia de forma oficial y los motivos.

También consideran que el Cabildo de Tenerife tiene “una gran responsabilidad” en este asunto, ya que es el propietario de las instalaciones, que han costado 4,5 millones. Entre otras cosas, “porque no ha tomado medidas ante la Fiscalía por la mala gestión pese a que tanto ellos como los trabajadores le advirtieron al consejero de la situación”.

“¿Qué oculta la auditoría?”, se preguntan los socios en relación al estudio encargado por el Cabildo que, supuestamente, iba a ser una radiografía de la empresa e iba a determinar las pautas a seguir para que fuera viable. Se quejan de que costó dos millones y medio de euros y sin embargo “nadie conoce los datos que allí se reflejan”.

Las reacciones de la oposición sobre el posible cierre no se han hecho esperar. Iniciativa por La Orotava (IpO) fue el primero en manifestarse sobre este asunto. Su portavoz, José Antonio Lima, recalca la “responsabilidad política” de Coalición Canaria (CC), no solo en La Orotava sino también a nivel insular, “que siempre ha querido tapar los problemas de gestión dada su vinculación con las dos juntas rectoras”, además de la relación que tienen estas dos últimas. Todos ellos, añade, “han estado beneficiando a una cooperativa paralela en la que está involucrado Octavio Dóniz, el anterior presidente de la Cooperativa de Benijos, en detrimento de esta última”.

Reacciones políticas

Lima también critica la forma en la que CC “ha controlado” la cooperativa, “por medio de sus asambleas a las que siempre asisten el alcalde de La Orotava, Isaac Valencia; el concejal de Hacienda, Juan Dóniz, y José Joaquín Bethencourt, “pese a que son para los socios”.

Por último, considera que “no se puede permitir que se cierre una entidad tan importante para el sector primario, que además es un referente en Canarias”, y deja claro su apoyo a los trabajadores y a los socios, “quienes han sido continuamente engañados tanto por las administraciones públicas como por las dos últimas juntas rectoras”.