Candelaria >

Costas da a Cho Vito fichas con sus casas “fuera del deslinde” público

Vecinos de Cho Vito
Vecinos de Cho Vito, durante un acto reivindicativo en octubre, junto a una de las casas por derribar. / SERGIO MÉNDEZ

VICENTE PÉREZ | Candelaria

Mañana, lunes, se cumple el plazo dado por la Dirección General de Costas para desalojar las últimas nueve viviendas de Cho Vito, sin que se haya llegado aún a un acuerdo entre las administraciones públicas y los vecinos para su realojo. Los afectados no están dispuestos a irse en estas condiciones, y, aunque confían en que la delegada del Gobierno, Carmen Vento, cumpla la promesa de que no habrá derribos sin tener nueva casa, lo cierto es que, de forma paralela, quieren seguirse defendiendo con todas las armas legales posibles. Entre ellas, han reclamado la revisión del deslinde público aprobado en 2001 tras conseguir del Servicio Provincial de Costas documentos que lo ponen en tela de juicio.

Papeles, dicen, que hasta ahora no habían conseguido porque no fue hasta julio pasado, es decir, concluido ya el proceso judicial, cuando Costas les dio acceso al expediente completo.

En la reclamación que días pasados presentaron ante el Servicio de Costas, estos vecinos hacen constar “errores” con varios mojones, de forma que en las fichas que les han entregado estas marcas figuran en un lugar (dejando las casas fuera del dominio público o sólo afectadas por la fachada) y en el plano oficial en otra ubicación. Tal falta de concordancia implica que “se van a derribar cuatro casas que están fuera de dominio público según las fichas oficiales”, indica el portavoz vecinal, Tomás González. Se trata de copias que les entregaron en el Servicio Provincial de Costas en julio pasado, debidamente cotejadas con el original, como consta en el cuño de cada una firmado por la funcionaria correspondiente.

Un documento clave consiste en un certificado del entonces ingeniero jefe de la Demarcación de Costas, Manuel Barrios, con fecha del año 2000, en el que se deja claro que el nuevo deslinde previsto debía coincidir con el de 1969, que, según González, no afectaba de lleno a este poblado. Pero la nueva línea sí cambió finalmente en 2001, dejando las viviendas en franja pública.

Este diario ha ofrecido en dos ocasiones al Servicio Provincial de Costas dar su versión sobre este asunto, sin que haya habido ningún desmentido sobre el valor o el significado de estos documentos aireados por Cho Vito. Unos papeles que, para estos vecinos , justificarían reabrir su caso en vía administrativa y, de no ser así, en la judicial, pese a la sentencia firme que pesa sobre sus hogares.