turismo en corto >

Destinos como experiencias – Por Francisco Rodríguez Serrano

En la última edición de Hosteltur se detalla un informe de cómo empresas que nada tenían que ver con el turismo entraron en su momento en el sector hotelero, por ser un “mercado sexy y atractivo”. También hablan de nuevas marcas que quieren entrar en el sector a través no solo de la hostelería, sino por medio de la comercialización, como son los casos de Google y Apple, con sus aplicaciones de Google Flight Search y Hotel Finder, o de la aplicación iTravel. Lo que sí es un motivo común de las nuevas empresas que entran en este sector es escoger un destino, atendiendo a su demanda y oferta de servicios, que permita desarrollar un producto que cree experiencias en el momento del viaje.

Y es que el perfil del viajero, tanto el vacacional como el de trabajo, apunta a buscar un destino, una forma de reservar y un lugar donde alojarse que le permita disfrutar de algo más.

Si se va del trabajo a un lugar, al menos buscar una aplicación donde la reserva de mi viaje sea rápida, segura y confiable, y que el lugar donde me aloje me ofrezca ese algo más que pueda compensar el tiempo fuera de casa y la familia. Si vas de turismo, no hace falta explicarlo.

Esta oferta de experiencias es lo que deberían trabajar muchos destinos de los llamados maduros (y en las Islas tenemos varios ejemplos de esos destinos que cuesta horrores vender), para que apoyen una nueva imagen de marca del destino y ello permita mantener hoteles, actividades de ocio y restauración, e incluso crear más empresas por aquello de que “está de moda”. El éxito de la Noche en Blanco de La Laguna es una prueba de ello.

*COFUNDADOR DE ROOM PROJECT | @pacorguezs