sin objetividad>

Dicen que digo que dices> José Antonio Felipe Martín

Lo más normal es que usted, que lee, esté tan confundido como yo, que escribo, y casi igual que ellos, que hablan, dentro de todo este jaleo en el que se ha convertido el proceso de convergencia. Aquí hay de todo: resentidos, vendepatrias, aprovechados, alelados, incapaces, ofuscados, responsables, trabajadores y mil adjetivos que se podrían poner a esta malgama extraña de políticos y gente de baloncesto en la que todos estamos más perdidos que el barco del arroz (algo que ya expliqué en otro artículo anterior y que gustó bastante). Ustedes leerán de todo y créanme: intentarán meterles su verdad por los ojos.

Unos medios porque van a dictado de sus amos y señores; otros porque no se atreven a llamar a las cosas como son y los terceros, permítanme que entremos en ese grupo, que intentamos que tengan ustedes todos los puntos de vista y decidan. Dentro de mis momentos de desorientación considero que Victoriano Rodríguez es un excelente encajador, Manolo Gómez, además de mi amigo, es una persona íntegra que trabaja por el baloncesto desinteresadamente, el Cabildo es responsable, muy responsable, de muchas cosas pero no estaría mal que otros asumieran su parte de culpa de una vez por todas y el CB Canarias, donde también tengo amigos aunque algunos se empeñen en colgarme un cartel, el de anticanaristas, hasta con cierto tono orgulloso que no entiendo. Me reiría, si no fuera porque en medio lo que se mueve es dinero público. Si fuera de ellos otro gallo cantaría.