economía>

“El acuerdo firmado con Mauritania deja sin futuro a 24 buques canarios”

gabriel mato preside la comision de pesca del parlamento europeo
Gabriel Mato preside la comision de pesca del Parlamento europeo. | DA

ROMÁN DELGADO | Santa Cruz de Tenerife

Gabriel Mato Adrover nació en Madrid pero desde hace mucho tiempo es palmero y a la vez canario. Eurodiputado isleño del PP, una de las dos personas del Archipiélago (el otro es el socialista Juan Fernando López Aguilar) que tiene sillón en la Cámara de la Unión Europea (UE), es desde principios de este año presidente de la Comisión de Pesca en la Eurocámara, en cuyo puesto relevó a Carmen Fraga, compañera gallega de partido e hija del fallecido líder histórico de la derecha española Manuel Fraga. En esta charla, Gabriel Mato desmenuza cuestiones clave que están relacionadas con la pesca y los intereses que Canarias tiene en este sector productivo, todos muy vinculados a decisiones de la UE.

-¿Cómo la Comisión Europea cerró un acuerdo de pesca con Mauritania que todos los operadores comunitarios y muchos Estados miembros lo consideran malo, muy malo?
“La Comisión Europea rubricó un nuevo protocolo de pesca con Mauritania el 26 de julio de 2012, [con dos años de duración]. Ese acuerdo es negativo para los intereses que defiende España porque, en primer lugar, se negoció a espaldas de las administraciones nacionales y también del propio sector extractivo comunitario, parte de éste con base en Canarias. Esto es algo que, además de ser totalmente incomprensible, es inaceptable. La Comisión dio prioridad, al regresar a Bruselas con un protocolo malo, al cierre de un pacto rápido y sin nada, y esto ha sido un grave error. El resultado del proceso negociador ha sido que, después de 15 meses de trabajo, se ha rubricado un protocolo que supone un desembolso de 110 millones de euros [por año] (70 millones por el acceso, a pagar por la UE, y 40 millones en concepto de licencias privadas) y que da acceso al 30% menos de buques que en el marco anterior, con unas tasas que se elevan, en algunos casos, hasta el 300%”.

-Entre en los detalles, por favor…
“El acuerdo es malo por varias razones: no permite la pesca a la flota cefalopodera, que son 32 buques de la UE, de los que 24 son españoles y tienen base en Las Palmas de Gran Canaria [de Anacef]; las zonas de pesca para la flota pelágica se ven restringidas, con lo que el nivel de las capturas se va a reducir drásticamente; es mas caro para la UE y para los armadores, para quienes en algunos casos el aumento en el coste de las licencias está en la horquilla 300%-400%, y además hay costes indirectos que encarecen el acuerdo, como las obligaciones de desembarcar y trasbordar en Mauritania, contratar el 60% de marineros mauritanos por barco, repostar en ese país y llevar el doble seguimiento de control, ahora incluyendo el uso del GPS”.

La exclusión de 24 barcos cefalopoderos elimina 400 empleos directos y 2.400 indirectos en Galicia y Canarias

Las pérdidas económicas son ahora muy importantes. La capacidad del arrastre congelador y pelágico afecta a 24 buques congeladores, a dos merluceros de Marín (Galicia) y a varios palangreros [demersales] de Ribeira (Galicia). La exclusión de 24 barcos cefalopoderos elimina 400 empleos directos y 2.400 indirectos en Galicia y Canarias. Ambas flotas, las congeladoras pelágica y cefalopodera usan el puerto de La Luz y de Las Palmas como base de sus operaciones, con lo que se pierde una importante fuente de ingresos procedentes de tasas y servicios portuarios, entre ellos el de frío. La consecuencia de todo esto es que el sector pesquero no quiere el acuerdo. Es el primero que se rechaza y, por ello, no se han pedido licencias para regresar al caladero mauritano. Sólo los atuneros están pescando allí porque este año, por capricho de la naturaleza, hay gran abundancia de atún”.

-¿Y qué se está haciendo para revocar el pacto o para llevarlo a un ámbito más razonable, más acorde a los intereses de España?
“El Gobierno español ha solicitado en numerosas ocasiones que se revisen las condiciones y que se negocie un acuerdo equilibrado, en el que las obligaciones financieras se ajusten a las posibilidades reales de pesca. El nuevo acuerdo debe tener en cuenta la verdadera situación biológica de los recursos conforme a los últimos estudios científicos disponibles, para que haya unas cuotas de cefalópodos razonables y suficientes, y para que las cuotas marisqueras se adecuen a una realidad económica rentable. La semana pasada, la Comisión de Pesca del Parlamento Europeo recibió a miembros de la Comisión Europea que vinieron a presentar el protocolo y la reacción de la mayoría de los diputados, con excepción de una diputada del grupo de Los Verdes, fue el rechazo del pacto ya firmado. En estos momentos, no sabemos con certeza que pasará en el Consejo de Ministros que tomará la decisión final sobre el nuevo protocolo antes de finales de año, pero, sea como fuere, el Parlamento Europeo ha dejado claro su mensaje, y espero que haya sido bien anotado por la Comisión”.

-La campaña de atún en las Islas, la de las capturas con caña, anzuelo y cebo vivo, está siendo muy buena (rondará las 10.000 toneladas), y ello pese a que el acuerdo de pesca entre España y Portugal para que los canarios puedan faenar en aguas jurisdiccionales lusas de Madeira aún no ha sido rubricado por las Cortes, aunque sí por el Consejo de Ministros. ¿Por qué se tarda tanto en estos trámites?
“Parece que desde el año 2011 hay bonanza con el atún, y esto es algo muy bueno para las Islas. Canarias va a cerrar una zafra de túnidos en 2012 que se considera récord, con una cifra de capturas que superará las 10.000 toneladas (9.000 desembarcadas en 2011). En general no nos podemos quejar con las capturas de atún. Sin embargo, estoy de acuerdo en que hay cosas pendientes que se deben aclarar ya, como es el pacto de pesca de túnidos entre Portugal y España, que en principio estaba abierto a Azores y Madeira y ahora el acceso solo será a aguas de esa segunda isla. Estoy seguro de que, dadas las buenas relaciones de vecindad y la estrecha cooperación y apoyo entre España y Portugal, la situación se regularizará en breve. También esta pendiente la renovación del protocolo de pesca con Marruecos, que ahora mismo se está debatiendo en Agadir, un pacto de gran interés para España y que es de vital importancia para nuestra flota de bajura. Además, esta semana se celebró en Agadir la reunión anual del ICCAT, a la que yo asistí, para determinar la cuota de atún rojo y de otras especies altamente migratorias”.

-Ya que lo ha mencionado, ¿qué pasa con Marruecos? ¿Qué sabe de este proceso abierto por la Comisión y cuándo se espera que termine la negociación? ¿Cómo quedarán los atuneros cañeros en el nuevo marco, que son armadores que piden a gritos que esas aguas se abran a la pesca para tener más opciones extractivas al menos en la nueva campaña?
“Efectivamente, la Comisión Europea ya tiene un mandato para negociar un nuevo protocolo de pesca con Marruecos, y de hecho ya están reunidos en Agadir para empezar con la negociación en la primera ronda. El acuerdo de pesca con Marruecos es también esencial para la flota española. Hay que recordar que fue España la que llevó ese acuerdo a la UE, cuando se incorporó como miembro de la entonces CEE, en el año 1986. Es decir, por derechos históricos adquiridos, es un acuerdo prácticamente para la flota española. Las negociaciones de los acuerdos, en general, son difíciles, y últimamente estamos teniendo numerosos ejemplos de pérdida de acceso de nuestra flota, muchas veces ocasionados por problemas políticos de carácter interno en países ribereños (como el golpe de Estado en Guinea Bissau) o por una mala negociación por parte de la Comisión Europea en nombre de la UE. En todo caso, el acuerdo con Marruecos es un caso especial porque ha sido la primera vez en la historia de la Política Pesquera Común (PPC) en que la Eurocámara ha rechazado un pacto [la prórroga por un año], entre otras razones, por cuestiones de falta de respeto a la cláusula de derechos humanos. Confío en que en esta ocasión tengamos éxito en las negociaciones. Por el momento, es muy complicado poder tener una idea de lo que va a suceder. La ponente de este acuerdo en el Parlamento Europeo es la señora eurodiputada Carmen Fraga [gallega y anterior presidenta de la Comisión de Pesca en la Eurocámara], una excelente profesional y buena conocedora de la materia que va a defender, así que será impecable en la protección de los intereses españoles, entre ellos los canarios”.

-El ministro Arias Cañete ha dicho que España pelea para que la ficha financiera del llamado Posei-Pesca se duplique en el nuevo marco presupuestario; esto es, para que pase de los 5,8 millones de euros actuales a 11,6, cantidad a aplicar a partir de 2014 y hasta 2020. ¿Cree que se puede conseguir? Si así fuera, ¿cómo entiende que debe hacerse el reparto?
“El ministro Arias Cañete está haciendo un enorme esfuerzo en la defensa de los intereses de Canarias y yo públicamente se lo tengo que agradecer. Tenemos una enorme suerte de tener a un ministro que conoce perfectamente el sector pesquero, que se mueve muy bien por Europa y que quiere y defiende a Canarias como el que más. Dicho esto, confío en que la actual ficha se incremente porque lleva mucho tiempo sin modificarse. En relación con el reparto, no me corresponde a mí decir cómo el Gobierno de Canarias debe hacerlo, aunque lo único que espero es que lo haga de forma equilibrada”.

-Aparte de ese posible incremento del apoyo comunitario directo para la mejora de la comercialización de las especies pesqueras producidas en las Islas, queda por ver cuál será el retrato de Canarias en el nuevo diseño del fondo estructural para la pesca y cuál la intensidad de la ayuda máxima en las subvenciones, el nivel promedio porcentual. Por ahora, España ha conseguido mantener el apoyo al desguace y alguna cosa más de mucho interés. ¿Qué puede avanzar a día de hoy sobre esta cuestión?
“El pasado 22 y 23 de octubre, el Consejo de Ministro acordó un primer compromiso político sobre el futuro Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca (FEMP). Lo más destacado para nosotros, debido a que ya parece que la idea de incluir un sistema de concesiones transferibles de pesca queda como un sueño difuminado, es que podamos obtener algún tipo de subsidio para la flota pesquera, para poder ayudar al sector extractivo a reducir su esfuerzo pesquero y para así conseguir los objetivos biológicos de rendimiento máximo sostenible. Este primer acuerdo político en el Consejo es positivo porque se mantiene la ayuda al desguace o paralización definitiva a lo largo del programa operativo, y ésta puede aprobarse hasta 2017 y pagarse hasta el año 2019. Además, se han conseguido ayudas por la paralización temporal de la actividad pesquera ante medidas de urgencia o por la interrupción de un acuerdo de pesca o de planes plurianuales de gestión. También se han aprobado ayudas para inversiones a bordo, para mejorar la seguridad, la higiene y la selección de las capturas, así como ayudas para la sustitución de motores por otros más sostenibles. Todo esto se hará bajo las más estrictas condiciones de acceso a la subvención. Los jóvenes pescadores también pueden obtener ayudas para la adquisición de barcos de menos de 24 metros de eslora, con un tope del 15% de los costes de adquisición o 50.000 euros. Otra novedad es que la Comisión Europea va a ceder el 20% del presupuesto de gestión directa de la pesca y la política marítima para que los Estados miembros puedan gestionarlo. Respecto a Canarias, como región ultraperiférica (RUP), la comisaria Maria Damanaki dijo que reconoce las necesidades particulares de estas regiones y que considera que la Comisión Europea debe extender la ayuda financiera doblando la actual. Esto es una gran noticia de la que nos hacemos eco en el Parlamento Europeo para que se convierta en una realidad”.