entre risas>

“En Canarias hay 10 parlamentarios que son zombis”

Por Domingo Negrín Moreno

A Ramón Trujillo le había propuesto vernos en el Parlamento de Canarias para escenificar lo que Izquierda Unida considera que es una usurpación de la voluntad popular a través de un “injusto” modelo electoral. No pudo ser. Ese día y a esa hora, coincidiendo con un pleno, él estaba metido en sus labores docentes. Hablamos por la tarde en la sede de la federación en Santa Cruz de Tenerife. Como mi grabadora se adelantó a la huelga general, tuvimos que repetir la entrevista después del 14-N.

-Así que el sistema electoral canario es antidemocrático…
“Efectivamente. Nosotros entendemos que en Canarias no existe una auténtica democracia”.

-¿Por qué?
“Democracia significa que somos iguales, que tenemos los mismos derechos y que valemos lo mismo. Y, cuando una ley electoral impide que el voto valga igual, esa democracia se vacía de contenido”.

-Las dichosas barreras electorales…
“Rebajar las barreras es insuficiente, pero sería un avance muy positivo. Nuestra propuesta es reducir al 3% el límite regional (actualmente, en el 6%) y el insular (el 30%). Lo que estamos viviendo en Canarias es un escándalo. Esta ley ha provocado que, en las últimas elecciones, un 17% del Parlamento esté usurpando la soberanía. Aproximadamente 10 diputados son zombis, porque no tienen el respaldo de ningún ser vivo. No representan a nadie. Estamos ante el Parlamento más antidemocrático del mundo desarrollado. Como decía Pedro Lezcano, es la Cámara más baja de nuestra democracia”.

-El Parlamento de Canarias es bicameral: están la cámara legislativa y la de comercio…
[Risas] “Es un Parlamento interferido por el poder del dinero, claramente”.

-¿La Cámara de Comercio es la de primera lectura?
“Sí, es la que marca las pautas”.

-¿Y el Congreso?
“Ahí son 35 diputados y diputadas a los que no ha elegido nadie, sino que han sido fabricados por ley”.

-¿Estamos desahuciados?
“Si seguimos con el bipartidismo, sí. Definitivamente. Asistimos a una tragedia en tres actos…”

-Que son…
“El shock, el miedo y la posguerra”.

-Vayamos por partes…
“Reducción de la masa salarial, fuerte aumento del desempleo, miles de personas que se quedan sin vivienda, el deterioro de la sanidad, de la educación, del poder adquisitivo de las pensiones, retraso de la edad de jubilación…”

-¡Qué miedo!
“Esa es la segunda fase, que se basa en la idea falsa de que no hay alternativa y en contraponer intereses entre las víctimas de la crisis: trabajadores fijos contra temporales, empleados del sector público contra los del ámbito privado, asalariados contra autónomos…”

-Y luego…
“Lo que está ocurriendo en este momento es una guerra de los poderes económicos contra el pueblo. Se nos está gobernando con decretos que son partes de guerra”.

-Eso es terrible…
“La posguerra económica de nuestros hijos va a ser como la de nuestros abuelos. Van a vivir mucho peor que la generación de sus padres. Con menos derechos, con más desigualdad y mayores dificultades”.

-¿Cómo se puede cambiar el futuro?
“Tiene que haber un renacer del compromiso sindical, social y político de la gente”.

-¿De verdad crees que el bipartidismo se ha agotado?
“Naturalmente. El bipartidismo ha defendido un modelo económico equivocado, que se fundamentaba en aceptar la reducción de la masa salarial como porcentaje de la renta”.

-¿La reducción de la masa salarial es inversamente proporcional al incremento de la musculatura de los hombres de negro?
[Risas] “Obviamente. Cuanto menos nos llevamos los trabajadores más derechos perdemos, mientras que los hombres de negro adquieren más beneficios y poder. Eso ha retraído el consumo, lo que ha motivado que las empresas vendan menos, que despidan más y que tributen menos. Otro fallo del bipartidismo es el diseño fiscal, que ha hecho que los que más ingresan paguen mucho menos que en la media de la Unión Europea. El tercer pilar es la burbuja inmobiliaria y el cuarto fue privatizar las joyas de la corona: electricidad, telefónica…”

-¿Y a las personas de a pie se les dejó un collar en forma de soga al cuello?
“Sí, sí… Esos beneficios van a los más ricos y la mayoría se queda con las deudas”.

-¿Qué pretende construir IU con los escombros del desplome del PP y del PSOE?
“Izquierda Unida tiene un proyecto de país inclusivo, en el que quepa todo el mundo y donde los derechos se materialicen”.

-¿El Estado de bienestar es parte de la solución?
“Por supuesto. El problema es que nos lo están contando al revés”.