Educación >

Los estudiantes de la ULL piden el doble de becas que hace cinco años

Estudiantes ULL
La crisis ha provocado que aumente considerablemente el número de demandantes de becas en la ULL. / DA

SARAY ENCINOSO | Santa Cruz de Tenerife

La crisis está haciendo mella en los universitarios del Archipiélago. Los alumnos de Tenerife cada vez tienen más dificultades para costearse sus estudios. En los últimos cinco años no ha dejado de crecer el número de solicitudes presentadas para conseguir una de las becas que ofrece el Ministerio de Educación. Según la Universidad de La Laguna (ULL), en 2006 un total de 6.815 alumnos demandaron una ayuda de estudios al MEC, mientras que el año pasado lo hicieron 11.815. El contexto de crisis es clave para entender este cambio: entre 1990 y 2006 apenas hubo incremento. Se pasó de 6.172 expedientes presentados a 6.815.

Estos datos desvelan que la demanda de ayudas casi se ha duplicado en cinco años. Todavía no se conocen los datos referentes al curso actual, pero si se tiene en cuenta que las tasas académicas hoy son mucho más caras que hace un año, todo apunta a que la demanda seguirá creciendo durante los próximos años.

A eso hay que añadir, además, que Canarias es una de las comunidades autónomas con mayor índice de paro y, según el Instituto Nacional de Estadística, registra la tasa de pobreza más alta de todo el país. Estas estadísticas reflejan un panorama desolador y complicado para los ciudadanos canarios.

MÁS AYUDAS

A estas becas, además, habría que sumar todas las que han solicitado los alumnos canarios a la Consejería de Educación. El departamento que dirige actualmente José Miguel Pérez ofrece ayudas complementarias para los estudiantes que no logren una del Ministerio.

La Consejería, teniendo en cuenta el panorama, ha decidido mantener la cuantía. Prueba de las necesidades que están pasando las familias canarias es que solo durante el curso pasado 15.000 jóvenes intentaron conseguir una de estas ayudas.

El dato negativo fue que el cierre de la fundación que gestionaba las becas en Canarias provocó que el proceso de adjudicación se dilatara casi un año, haciendo que estudiar haya sido aun más complicado en 2012.