da2 > yo, tu, ella

Fabiola Socas: “No soy un Ángel. Tengo carácter”

INMA MARTOS | Santa Cruz de Tenerife

Según sus propias palabras, si Fabiola Socas pudiera verse a sí misma, quizá su imagen no sería la que es. Pero lo cierto es que esta cantante, amante del folclore de su tierra y de sus Islas, es una de las voces más queridas y admiradas de Canarias. En el auditorio del Espacio Cultural CajaCanarias, en donde estrenará su próximo trabajo musical Ellas 3 con otras dos representantes isleñas de la música, Chiqui Pérez y Esther Ovejero, nos cuenta sus proyectos presentes y futuros y desnuda parte de sus sentimientos hacia la vida y hacia la profesión.

-En Ellas que se estrenará el próximo día 17 de noviembre en el auditorio de Cajacanarias será Ellis Regina, ¿por qué eligió a esta cantante brasileña?

“Mis compañeras en este proyecto, Chiqui Pérez y Esther Ovejero, tienen unos estilos y unas voces muy personales. De las tres, sin duda, Chiqui es la más jazzera, por lo que los temas y el modo de improvisar de ella le sientan como anillo al dedo. A Esther le va más la onda soul y desde el primer momento se vio reflejada en el espíritu y la fuerza de Etta James. Yo me veo ante todo como cantadora de folías, por lo que, musicalmente, tenía que buscar el vínculo con lo étnico. Siempre he sentido a Brasil como un gran puente entre la modernidad y la tradición. Además, Ellis Regina nos pareció a todas una mujer fascinante, por su voz, por su carisma y por su vida”.

-¿De dónde surgió la idea de homenajear a estas tres grandes figuras femeninas de la música?

“La idea vino de parte de otra mujer con carisma, Carmen Pérez Sabina Manhattan, amiga nuestra y representante del proyecto. Ella pensó en nosotras tres cantándole a tres grandes mujeres artistas que ya no están. Después, con un buen café, terminamos de definir y concretar la elección”.

-¿Qué vamos a ver y a escuchar en este espectáculo?

“Un concierto armado con cariño, alegría y mucha imaginación. Excelentes músicos. Un sonido agradable. Relectura de grandes temas, canciones que siempre hemos querido cantar. Tres voces sumamente diferentes, intentando explorar nuevos registros para dar lo mejor de sí mismas. Mucho juego”.

-Es usted una amante de la tecnología y, además, se ha convertido en algo así como una embajadora de Apple en España. ¿Qué le aporta a usted y a su música?

“Eso es decir mucho. Soy una friki, sin más. Apple ha sido la única empresa multinacional que ha considerado que las personas con cualquier tipo de discapacidad existimos. Todos los dispositivos Apple son usables y accesibles para nosotros, sin tener que adaptarlos específicamente; en fin, desde la caja. Las tecnologías son el pasaporte para transitar esta hermosa contemporaneidad. Necesitamos tener acceso a ellas para una verdadera inclusión social”.

-¿Cuál es exactamente su proyecto con Apple?

“Llevo tiempo pensando en un tipo de composición musical cercana a lo urbano: ruidos, efectos, loops, armonizadores, etc. Aún estoy en proceso experimental, pero empiezo a obtener sonoridades muy interesantes a través del uso de programas de informática musical como MainStage o Logic Pro. Colaboré recientemente con la gente de Apple Accessibility en España. Los conocí a través de unos amigos ciegos que fueron nombrados Apple Distinguished Educators. Estuvimos trabajando juntos en un evento en Sevilla donde, con mi compañero José Antonio Afonso, mostramos que es posible usar MainStage para nuestros directos. Es muy emocionante comprobar que un programa tan potente como este, pensado para músicos profesionales, puede ser casi enteramente manejado por una persona ciega, gracias a VoiceOver, una utilidad de los sistemas operativos MacOs e iOs consistente en un lector de pantalla mediante síntesis de voz”.

-Se ha declarado usted misma como nostálgica y retro, pero utiliza e incluso colabora en la adaptación a las nuevas tecnologías.

“Claro. Siempre miraré al pasado en busca de referentes. Las voces de los maestros de la tradición nos acompañarán, vayamos a donde vayamos. Pero el futuro también está aquí: vivimos en el siglo XXI. Me encanta vivir en este tiempo”.

-Ha comentado que son dos handicaps el ser mujer y además, invidente. ¿Es más difícil que la respeten profesionalmente por estas dos características?

“Me gusta ser músico. Me refiero al laboratorio, los arreglos, los ensayos. Disfruto del oficio incluso más que del escenario. No recuerdo haber deseado especialmente ser famosa, pero sí el respeto de mis compañeros de profesión. Después de años de formación, me siento músico, antes que ninguna otra cosa. No me gusta que me den el tono ni que me digan dónde tengo que entrar a cantar. Cuando estamos ensayando, lo único que deseo es trabajar en las condiciones de igualdad: hablamos el mismo lenguaje y podemos debatir y compartir ideas. En general, creo que cuento con el respeto y el apoyo de algunos colegas, con quienes intento compartir la mayor cantidad posible de proyectos que pueda; con ellos sobran las palabras. Los considero mi familia”.

-Usted transmite dulzura. No hay más que leer muchísimos comentarios que se hacen de usted en internet. Aunque también se le ve una mujer con una fuerte personalidad y que impone respeto. ¿Qué opina de esto?

“Todos tendemos a etiquetar a las personas: es práctico, al menos para hacerse una idea inicial de los otros, incluso de las cosas. Es probable que si pudiera mirarme en un espejo, cambiara aspectos de mi imagen física. A menudo siento un conflicto entre mis ideas y lo que la gente piensa acerca de cómo soy. Pero bueno, qué le vamos a hacer. Intento ser mejor persona cada día, aunque cuesta un esfuerzo. Pero no soy un ángel. Tengo carácter, claro que sí, y creo que dadas mis circunstancias, necesito tenerlo. En estos tiempos que corren, la trasgresión es un buen modo de supervivencia”.

-¿Cuáles son sus proyectos?

“Dedico mucho tiempo al estudio del inglés y las tecnologías. No abandono las colaboraciones en investigación sobre nuestra música tradicional. Y ahora, fundamentalmente, me encuentro en esta nave de Ellas 3, donde por cierto, somos muchos más que tres y es una suerte contar con un equipo de trabajo tan bonito. Ilusionados, estamos deseando poder compartirlo”.