economía>

La Fecam advierte la pérdida de recursos de la UE destinados a las zonas rurales de Canarias

EUROPA PRESS | Santa Cruz de Tenerife

La Federación Canaria de Municipios (Fecam) ha señalado que el Gobierno de Canarias ha dejado de certificar a la Unión Europea la cantidades correspondiente a varios períodos presupuestarios relacionados con el Programa de Desarrollo Rural (PDR), dejando de convocar las de 2007 y 2012, y no resolviendo el expediente de 2010 sobre las subvenciones destinadas al mencionado programa correspondiente al período 2007-2013.

El PDR es una iniciativa enfocada a lograr un objetivo global, que tiene como principal argumento el contribuir al mantenimiento y desarrollo sostenible de las zonas rurales en Canarias, cofinanciada por el Estado, la propia Comunidad Autónoma y la Unión Europea.

El presidente de la Comisión de Desarrollo Rural de la Fecam, Vicente Rodríguez, alcalde del municipio palmero de Puntagorda, ha dicho en una nota que no entiende “cómo Canarias puede estar perdiendo recursos tan escasos en la actualidad, que afectan al conjunto de la población del archipiélago no sólo en los servicios que se podrían haber prestado, sino también aquellos que han podido contribuir a disminuir el desempleo tan elevado en las islas”.

Rodríguez ha apuntado que el PDR responde al Reglamento 1698/2005 de 20 de septiembre de 2005, relativo a la ayuda al desarrollo rural a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), que cubre el período comprendido entre el 1 de enero de 2007 y el 31 de diciembre de 2013.

En España, cada Comunidad Autónoma dispone de su propio Plan de Desarrollo adaptado a las necesidades específicas de cada región y a las prioridades comunitarias y nacionales complementándose con otras políticas comunitarias, especialmente las relativas a los mercados agrícolas, la política de cohesión y la política pesquera común.

Vicente Rodríguez ha explicado que los ayuntamientos de Canarias, junto con otros beneficiarios, se pueden acoger a subvenciones que convoca la Comunidad Autónoma dentro del Eje 3 a través de las medidas 321 sobre ‘Prestación de servicios básicos para la economía y la población rural’, 322 ‘Renovación y desarrollo de poblaciones rurales’ y 323 sobre ‘Conservación y mejora del patrimonio rural’.

UN 64,8% SIN JUSTIFICAR
Según un estudio de la Comisión de la Fecam, el ‘Informe Intermedio Anual 2011′ del PDR canario 2007-2012, a través de su ejecución financiera, detecta que para gasto público existía un total de 334.855.404 euros de los que en pagos certificados en el período 2007-2011 se alcanzó la cantidad de 117.870.732 euros, equivalente a una justificación del 35,2 por ciento, mientras que por justificar está pendiente por parte de la Comunidad Autónoma 216.984.671 euros, el 64,8 por ciento.

Esta situación, según la Federación, ha perjudicado a todos los beneficiarios y a los ayuntamientos, situación que ha originado que la convocatoria de subvención y medidas a las que se pueden acoger estas instituciones dentro de las bases del PDR no se convocase en el año 2007 -momento de comienzo del programa-, ni tampoco en el año 2012, mientras que para el año 2010 se convocó pero no se resolvió.

La Fecam ha indicado que la Comunidad Autónoma presupuesta para los años 2010 y 2012 partidas destinadas al PDR para las medidas 321, 322 y 323 por importe de 7.996.093 euros; sin embargo, asegura que no las ha destinado a tal fin, imposibilitando que se pueda cumplir con el objetivo del PDR y que la Unión Europea no ingrese los fondos al archipiélago y se destinen estas ayudas a otras comunidades autónomas, dado que el Gobierno de Canarias “no certifica los gastos realizados”.

La Federación Canaria de Municipios ha querido recordar que los ayuntamientos “han generado numerosos proyectos que forman parte de una lista de reserva bastante extensa, superando con creces las cuantías que se han destinado a tal fin”, pero alerta de que ahora “se corre el peligro de una pérdida de recursos procedente de Europa en esta situación de crisis que afecta de forma especial a la calidad de vida de las zonas rurales de medianías”.