sucesos >

Un hombre se arroja al vacío en Córdoba antes de ser desahuciado por su familia

EUROPA PRESS | Córdoba

Un hombre de 50 años de edad ha fallecido este viernes en Córdoba tras arrojarse al vacío de una segunda planta. Iba a ser desahuciado por una orden judicial, que se ejecutaba este viernes, como resultado del conflicto mantenido en los juzgados con su propia familia, respecto a la propiedad de la vivienda. Sus familiares le habían denunciado por supuesto impago en el alquiler de la casa en la que residía, consumo de drogas y comportamiento violento en el ámbito familiar.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación, que detallan que la comisión judicial se dirigía este viernes a la vivienda en Ronda de los Tejares, tras ordenar el desahucio el juez titular del Juzgado de Instrucción número 8 de Córdoba.

Ante ello, sobre las 10,45 horas, se habían dirigido a la zona agentes de la Policía Nacional y Local, así como facultativos sanitarios. En un primer momento, los agentes dialogaron con el hombre que amenazaba con tirarse de un piso en una segunda planta, Pero, al subir y entrar por la puerta del inmueble los agentes, el hombre se ha tirado al vacío, pese a que uno de los agentes intentó evitarlo, según informan fuentes cercanas. El hombre ha fallecido en la zona, a pesar de los trabajos de los facultativos.

En concreto, el piso lo habitaba solamente el hombre, dado que recientemente se había separado de su pareja, y su familia lo había denunciado en junio, según han informado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación, que indican que el piso era propiedad de la madre del fallecido.

Entretanto, fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Córdoba destacan a Europa Press que el caso “no tiene que ver absolutamente nada con la problemática de los desahucios”, concretamente por deudas hipotecarias con entidad financiera alguna, aunque “en un principio han corrido los rumores, pero está totalmente descartado”.

Desde la Subdelegación del Gobierno en Córdoba muestran su pesar por el fallecimiento de la persona, respetan la labor de la Policía Nacional y Local, así como de la Justicia, al tiempo que quieren mandar un mensaje de “tranquilidad a la sociedad”.