sucesos >

Inquietud en Bajamar ante el supuesto retorno del que asesinó a un niño en 1998

BAJAMAR SM
Imagen de archivo del enclave lagunero de Bajamar. | DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Ni tan siquiera saben si se trata o no de Mahy Medina Monzón, pero hay vecinos de Bajamar que muestran su enorme inquietud ante un supuesto retorno de tan siniestro personaje. En las redes sociales hasta circula una fotografía del que dicen que es Medina, que estaría viviendo junto a otro varón desde hace unas semanas en el lugar.

Y es que en este bello paraje lagunero no olvidan el tristísimo crimen vivido hace quince años, cuando el entonces menor de edad Mahy Medina asesinó cruelmente a un niño de 6 años llamado Jacobo, al que tras apuñalar con unas tijeras en 16 ocasiones le aplastó la cabeza con una piedra de veinte kilos. Fue a finales de junio de 1998, y el brutal infanticidio acaeció en una cueva.

Dos años después, la sección segunda de la Audiencia Provincial condenó a Medina a diez años de prisión -el fiscal pedía 22- por el asesinato de Jacobo, y a seis meses por un delito de agresión sexual, con las circunstancias agravantes del lugar despoblado y la atenuante de trastorno de la personalidad.

Medina ya llevaba dos años en Tenerife II, pero poco tiempo después de su sentencia entró en vigor la Ley de Responsabilidad Penal de los Menores, que limita a cinco el régimen de internamiento. Con posterioridad, se perdió el rastro de Medina, de quien luego apenas trascendió más que en 2006 se encontraba recluido en Topas (Salamanca).

Sea como fuere, en Bajamar son unos cuantos los vecinos a los que preocupa y mucho la posibilidad de que este terrible fantasma del pasado vuelva a pasear por sus calles, por mucho que, saldada su condena, Medina tenga plena libertad de establecerse donde prefiera.

Los comentarios en redes sociales son variopintos: mientras unos se muestran aterrados por sus menores, otros piden algún tipo de medida. Diligentemente, algún dirigente vecinal conocedor de los rumores se ha ocupado de alertar a las propias autoridades.

A este periódico le consta que un concejal puso ayer en conocimiento de la Policía Local de La Laguna lo que sucedía, que a buen seguro coordinará con el Cuerpo Nacional de Policía algún tipo de medida preventiva en caso de que la estimasen necesaria.

Desde luego, todos piden calma a los vecinos ya que nadie sabe con certeza si el vecino recién llegado es, efectivamente, Mahy Medina Monzón. Ese fantasma del más negro pasado de Bajamar.