la palma>

La Isla estrena la ‘autopista’ de la comunicación científica española

La presentación fue en el interior del Gran Telescopio. | C.B (ACFI)

DAVID SANZ | Garafía

El Gran Telescopio de Canarias (GTC) fue el lugar elegido para poner en marcha la RedIRIS-NOVA, que gracias a los 10.000 kilómetros de fibra óptica desplegados por tierra y los 2.000 submarinos, supone un salto revolucionario en las comunicaciones entre los centros de investigación de España. El acto sirvió también como escenario para que La Palma reivindicara que este avance para la ciencia represente también un beneficio para la sociedad palmera.

El director general de Red.es, organismo dependiente del Ministerio de Industria y Nuevas Tecnologías y encargado de la gestión de RedIRIS-NOVA, Borja Adsuara, destacó que esta infraestructura de telecomunicaciones multiplicará por diez la capacidad de conectividad del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), que “venía trabajando en un gigabyte y lo podrá hacer en diez, además de hacerlo en múltiples canales, lo que le permitirá sumarse a programas científicos que hasta ahora no podían”.

Juan María Vázquez Rojas, director general de investigación y gestión del Plan Nacional de I+D+i, del Ministerio de Economía y Comepetitividad, destacó la colaboración realizada entre las administraciones que, a su juicio, permitió además que este sistema haya alcanzado un desarrollo en Canarias por encima de otras comunidades.

En este sentido, destacó el papel del IAC, cuyo director, Francisco Sánchez, hizo de maestro de ceremonias. “Gracias al IAC hoy tenemos la oportunidad de que llegue una infraestructura de comunicación como nunca ha habido, que confió que “se extienda y llegue a la población, siendo capaces de generar riqueza, competitividad y bienestar social”.

Para el programa, la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones aportó 36 millones, procedentes de fondos europeos, y otros 55 millones el Ministerio de Economía y Competitividad. Del total de la inversión, 29 millones fueron a Canarias.

NO SOLO CIENCIA
La presidenta del Cabildo, Guadalupe González, realizó uno de los discursos más reivindicativos de cuantos se le recuerdan en sus intervenciones públicas para reclamar que “los avances estratégicos que se producen en La Palma, estamos obligados como país que produzcan beneficios para la Isla”.

González Taño fue muy gráfica en su exposición, señalando que mientras el Gran Telescopio disfruta de una potente red de comunicación, el municipio que alberga el Observatorio, Garafía, “carece prácticamente de acceso a Internet, al igual que hay en muchas zonas todavía en La Palma donde no ha llegado la TDT, con una isla que tiene el 35,5% de paro, una de las tasas más altas de España”.

“No caigamos en el error -prosiguió- de pensar que una oportunidad es una realidad; la oportunidad la tenemos, pero somos una isla pequeña y necesitamos apoyo para que esta tecnología, que es una oportunidad, se convierta en una realidad para los palmeros”. González Taño demanda que los palmeros, además de sentirse “orgullosos” de albergar el mayor telescopio del mundo, “sientan que obtienen algún beneficio en sus vidas por tenerlo en su territorio”.

En este sentido, se refirió al programa Antares del Cabildo, que persigue que “la tecnología pase de ser una oportunidad a ser una realidad para los ciudadanos”, sostuvo.
Juan Ruiz Alzola, director de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información, profundizó también en este mismo frente, concretando todavía más la reivindicación en el necesario apoyo que requiere La Palma para sacar adelante el parque científico y tecnológico. En esta línea abogó por vincular la ciencia a los “grandes retos de la sociedad y la economía”.

Porque pese a que el GTC esté revirtiendo de manera favorable en la isla de La Palma, con las posibilidades que brinda, por ejemplo, RedIRIS, que posibilita tener dos operadores de telecomunicaciones, advirtió de que “no nos podemos quedar ahí y hay que buscar una transferencia directa para el tejido productivo insular, que significa el proyecto de parque científico y tecnológico de La Palma”.

[apunte]“Sin la red sería imposible la ciencia actual”
Mateo Valero, científico y creador de la Red de Supercomputación de España, uno de cuyos nodos se encuentra en la sede del IAC en La Palma, destacó el papel de las comunicaciones en la ciencia. “Los grandes avances de la ciencia se dan por muchos motivos, pero sobre todo porque podemos calcular más rápido, almacenar más información y porque estamos mejor comunicados”, explicó desde Zaragoza a través de una videoconferencia. Y es que sin esa comunicación, “los supercomputadores no pueden hacer bien su trabajo”. De ahí que considerase “vital” el papel de la RedIRIS-NOVA, sin cuya ayuda “no se podría estar haciendo lo que se hacer ahora”. “Necesitamos que los datos se muevan por la red a gran velocidad”. Por otra parte, el director insular de la Administración General del Estado, Miguel Ángel Morcuende, destacó que la situación que atraviesa el país “solo se puede mejorar si se reinvierte en investigación e innovación tecnológica”. “Si seguimos trabajando en esta vía, estamos trabajando en el mejor futuro de nuestro país”, concluyó.[/apunte]