Los Llanos de Aridane >

“La decisión de la alcaldesa de no recurrir es legítima”

Pleno Los Llanos de Aridane Juan Ramón Rodríguez Marín Noelia García Leal
Juan Ramón Rodríguez Marín (derecha) toma la palabra en el Pleno del Ayuntamiento de Los Llanos, bajo la atenta mirada de la alcaldesa Noelia García Leal (izquierda). | DA

EUGENIA PAIZ | Los Llanos de Aridane

El pleno extraordinario celebrado ayer a petición de Coalición Canaria, tras poner en duda el cumplimiento por parte de la alcaldía de la normativa de la Ley de Régimen Local a la hora de adoptar y comunicar la decisión de no recurrir la sentencia que anula la licencia para la planta de asfalto de Ruiz Romero, se convirtió ayer en un duro cara a cara entre la regidora local, Noelia García, y el portavoz de los nacionalistas, Juan Ramón Rodríguez Marín, todo ello en presencia de muchos de los vecinos de la plataforma contra la planta de asfalto.

Antes del enfrentamiento dialéctico, la secretaria municipal intervino para descartar una hipotética anulación de la última decisión de la alcaldesa, y para corroborar que el informe jurídico encargado por el Ayuntamiento, que aconsejaba recurrir esa sentencia, no era ni preceptivo ni vinculante. Así, aclaró que la alcaldesa Noelia García no tenía, ni obligación de convocar al pleno para informar de la sentencia tal y como hizo, ni de justificarse por no seguir las recomendaciones del informe jurídico.

La secretaria del Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane, en lo que pareció una clase de Derecho Administrativo, explicó que más allá de esperar por la sentencia y evaluar sus consecuencias, el Ayuntamiento podía haber revocado la licencia por un cambio de criterio por motivos de interés público, algo que “avalan dos sentencias del Tribunal Supremo”. Más allá de esos argumentos, la licencia no tenía cabida dado que “ni siquiera admite esos usos -en referencia a la actividad clasificada de la planta de asfalto- el Plan General de Urbanismo aprobado por este Ayuntamiento”.

Rodríguez Marín dijo que “no estamos ni a favor ni en contra de la planta de asfalto, sino que queremos que se actúe con coherencia” y preguntó en varias ocasiones por “los motivos o la existencia de otros informes que nosotros no conozcamos que hayan hecho que usted -en referencia a la alcaldesa- haya tenido un cambio tan radical de opinión en unos pocos meses”.

Los vecinos asistentes aplaudieron apasionadamente cuando Noelia García conminó a Rodríguez Marín a “asumir que es usted responsable de su manera de hacer política, que hay que ser honrado y que hay un juez que ha dicho que hay un acto administrativo que hay que anular, y que ese acto lo tomó usted en 2009 otorgando esa licencia”.

[apunte]

Sin prevaricación

“No he prevaricado”, dijo ayer con rotundidad Noelia García, que acusó a Rodríguez Marín de un intento de desgaste hacia su persona y de “seguir decepcionandome más allá de la política” por poner en cuestión sus decisiones a la hora de defender los intereses generales del municipio y sus vecinos. La alcaldesa quiso que la secretaria municipal contestara directamente si había “indicios de prevaricación en los actos administrativos que se han adoptado sobre la planta de asfalto en mi mandato”, pregunta que fue contestada por la secretaria con un “no” tajante, y de agregar que “lo hecho se ajusta a la legalidad vigente”.

[/apunte]

Posible responsabilidad civil, penal y patrimonial

Rodríguez Marín se enfrentó a la alcaldesa acusándola de demagoga y de falta de talante democrático, después de que la popular Noelia García le achacara hacer uso de “su retórica” para “confundir y engañar”. Con gesto serio, Rodríguez señaló a la regidor local por contradecirse y no tener en cuenta “los costes” que su decisión de no recurrir la sentencia que anula la planta de asfalto tendrá para las arcas locales. Recordó el precio patrimonial, civil y penal de los cargos públicos y de su responsabilidad legal frente a los tribunales de quienes votaron a favor del plan parcial que dio cabida a la zona industrial. / da