NOELIA GARCÍA LEAL > ALCALDESA DE LOS LLANOS DE ARIDANE

Noelia García: “Ahora siento que el municipio es mucho más democrático”

E. P. | Los Llanos de Aridane

Noelia García Leal - Alcaldesa Los Llanos de Aridane
Noelia García Leal. / DA

La alcaldesa de Los Llanos de Aridane defiende la buena salud del pacto con los socialistas mientras la crispación política con la oposición nacionalista va in crescendo. Se ha propuesto poner orden en la gestión de las cuentas municipales acuciadas por algunas deudas antiguas y la optimización de los recursos en materia de servicios sociales.

-Imagino que tiene usted ganas de pasar página sobre la planta de asfalto. Pero queda hacer frente a la indemnización que pedirá el empresario, que asegura sentirse desprotegido.

“Para mí ha sido duro sentarme con un empresario que ha puesto sus ilusiones, su esfuerzo y su trabajo en una instalación que en un momento dado tuvo el visto bueno de varias administraciones públicas y al que seis años después se le dice que no. Es como si cualquier ciudadano consigue los permisos para hacerse una casa después de ir al Ayuntamiento y al Gobierno de Canarias y al luego le comunican que le tiran la casa. Por eso es por lo que hemos dicho que vamos a pedir responsabilidades a todas aquellas administraciones públicas que han sido participes de esa decisión”.

-¿Sale reforzado el pacto con su decisión de no recurrir la sentencia que anula la planta de asfalto?

“Jamás y nunca el pacto de gobierno con el PSOE ha estado en cuestión. El PSOE nunca ha condicionado su apoyo por este asunto; hemos estado juntos porque hemos querido gobernar juntos. Siempre ha primado más lo que nos une que los que nos separa, y la planta de asfalto nunca ha estado dentro de este pacto. Yo misma he reconocido que hay situaciones que no me resultan agradables, porque tenemos tanto en común a la hora de gobernar el municipio y a pesar de ser dos grupos políticos diferentes, que cuando no se ponen de acuerdo en algo no resulta agradable.”

-Muchos se cuestionan si esa comodidad a la hora de gobernar con los socialistas no se deberá más bien a la resistencia de ambos por mantener a Rodríguez Marín fuera de la alcaldía.

“Si Rodríguez Marín tiene que ser alcalde será alcalde, eso no es lo que mueve este pacto. El PP está con el PSOE en este Ayuntamiento porque no estábamos de acuerdo con cómo se hacían las cosas y esas cosas que no nos gustaban están cambiando. Los procedimientos en este Ayuntamiento están cambiando, la gente ya no tiene miedo de decir en este Ayuntamiento a qué partido político pertenece porque sabe que sus derechos van a ser respetados y yo ahora siento que el municipio es mucho más democrático. Todos los ciudadanos tendrán de este Ayuntamiento, de sus políticos y de sus técnicos, el mismo trato, y eso no ocurría antes. En este Ayuntamiento no va a haber favoritismos por pertenecer a uno u otro partido político”.

-¿No le resulta difícil justificar las decisiones del PP en el Gobierno de España en estos momentos de problemas para las familias?

“Sí, se me hace difícil. Mi corazón no entiende cómo se le puede recortar a un cuidador la ayuda para una personas dependiente, pero la cabeza me dice que si el partido lo está haciendo es porque no queda otra opción. También digo con absoluta claridad que hay otras muchas cosas que se deberían hacer y que no se están haciendo, como por ejemplo revisar los salarios de todos los políticos de nuestro país”.

-¿Hasta los límites de la secretaria general de su partido, María Dolores de Cospedal, que es de la opinión de que los políticos no tienen que cobrar?

“Los políticos tienen que cobrar porque la política no puede estar en manos de empresarios que viven de sus empresas. Los políticos tienen que tener un sueldo digno, pero hay que analizar las rentas de los políticos de este país. Hay que poner un margen y si un político gobierna en un municipio con una población de 20.000 habitantes tiene que haber un tope, y en función de eso se limitar también el número de concejales liberados”.

-La situación financiera es muy complicada pero ustedes defienden que las cosas se están reconduciendo. ¿Hay motivos para el optimismo?

“Hablar de optimismo en estos momentos es muy complicado, pero a mí me tranquiliza el orden que estamos poniendo en los servicios económicos del Ayuntamiento. Aquí era frecuente ver a veinte o treinta personas en los servicios económicos diciéndome ‘págame’ y se pagaba sin orden ni concierto, arbitrariamente en función de lo que decía un político para agilizar esta o aquella factura. Ahora se hace una orden de pago. Los proveedores saben que pueden cobrar en tres meses y saben a qué atenerse. Tenemos al primer interventor en la historia de este Ayuntamiento. Y queremos que nos diga que hay un límite”.