Sociedad >

El Obispado lleva a los colegios un sistema de alerta contra abusos

Eusebio Dorta, Antonio Alarcó y Abel Román
Eusebio Dorta, Antonio Alarcó y Abel Román, tras una reunión reciente en Santa Cruz de Tenerife. / DA

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

La llamada Regla de Kiko, un sistema de alerta temprana para detectar y prevenir abusos sexuales a menores impulsado y recomendado por el Consejo de Europa, llega al fin a los colegios públicos de la provincia tinerfeña gracias a una iniciativa de la Diócesis Nivariense, que la pondrá en práctica a través de sus cerca de cuatrocientos profesores de Religión.

Esta iniciativa se convierte así en uno de los primeros logros prácticos del llamado Frente Cívico contra la Pederastia, una iniciativa surgida desde la sociedad civil tinerfeña a raíz de un caso acaecido en un colegio privado que ahora se tramita en un juzgado lagunero.

Además, está previsto que en una rueda de prensa prevista para el mediodía de este lunes se anuncie el contenido de una propuesta del frente que hará suya el senador por Tenerife Antonio Alarcó (Partido Popular).

En la misma se persiguen objetivos tales como mejorar la atención a las víctimas de estos delitos, que en la actualidad carecen de protección especial alguna a pesar del profundo impacto emocional que provocan los crímenes en cuestión, que se multiplica apreciablemente cuando las víctimas son menores de edad.

Por lo que respecta a la iniciativa de la Iglesia tinerfeña, cabe destacar que, junto a la Federación de Padres y Madres de Alumnos, han sido los dos pilares que han sustentado desde el principio a este frente cívico surgido gracias al agitador social Abel Román.

Es la asesora del Área de Enseñanza de la Diócesis Nivariense, Rosa María Andrés, quien explica a este diario que los profesores de Religión introducirán la Regla de Kiko “no como un nuevo contenido en un programa ya de por sí muy extenso, sino incardinándolo en el mismo. Siempre cuando sea pedagógicamente oportuno”. La portavoz explicó que ello será posible en tanto en cuanto los profesores “ya enseñan autonomía e iniciativa personal a los niños para que aprendan a conocerse a sí mismos, así como competencia social y ciudadana para relacionarse con los demás. Es ahí donde se encuadran perfectamente los contenidos de la Regla de Kiko”.

Para Rosa María Andrés, la decisión adoptada por la Diócesis supone que se está “avanzando un paso más en el compromiso” para hacer frente a esta problemática y alabó la Regla de Kiko porque les dota de una “herramienta organizada a la hora de abordar este tipo de temas con los niños”.

Por su parte, Abel Román expresó su “satisfacción al comprobar que la Iglesia está seriamente comprometida con el frente” y anunció que, en breve, habrá nuevos avances hacia la consecución de objetivos.

[apunte]

Una guía sencilla

La Regla de Kiko es una guía sencilla para ayudar a los padres, madres y educadores a explicar a los niños y niñas dónde otras personas no pueden tratar de tocarles, cómo reaccionar y a quién dirigirse para pedir ayuda. Exactamente, esa Regla de Kiko es sencilla: los niños no deberían permitir que otros niños o adultos toquen partes de su cuerpo que suelen ir cubiertas por su ropa interior. Y no deberían tocar a otros niños, niñas y/o adultos en esas zonas. También ayuda a explicar a los niños que su cuerpo les pertenece, que existen secretos buenos y malos, y formas de tocar buenas y malas. La Regla de Kiko se estableció para ayudar a los padres, madres y cuidadores a iniciar una conversación con sus hijos. Puede ser un instrumento muy eficaz para protegerles contra el abuso sexual y contra otras formas de violencia sexual. Se estima que uno de cada cinco niños es víctima de algún tipo de abuso y violencia sexuales. Esto sucede a los niños de todos los sexos, edades, razas, clases sociales y religiones. El autor suele ser alguien que el niño conoce y en quien el niño confía.

El autor también puede ser un niño o un adolescente. Usted puede ayudar a impedir que esto le suceda a su hijo. La clave es la buena comunicación con el niño. Supone apertura, determinación, franqueza y un ambiente no intimidante. Ahora, esta Regla de Kiko llega a los colegios públicos de la provincia tinerfeña gracias a la iniciativa del frente cívico adoptada por la Diócesis Nivariense.

[/apunte]